sábado, 21 de febrero de 2015

PARTE I - CAP 1 - INTERCAMBIO CON Namlú'u

PARTE I - LOS MAESTROS DE URAS

CAP 1 - INTERCAMBIO CON Namlú'u

Gírkù-Tila Nudimmud / Dili Dili-ME-


Uras, triunfo de la materia. Orgullo de Ti-ama-te (el sistema solar) y de los Kadištu (planificadores). La molécula de la vida allí ha sido trasplantada a la dimensión Kl (la tercera dimensión) por el trabajo unificado de agentes de la Fuente. La biodiversidad de este lugar no tiene límites. Sobre la mayoría de las áreas terrestres, una exuberante vegetación asegura la sostenibilidad de las innumerables especies que viven juntas formando un equilibrio en constante actividad. Uras tiene una fauna y una flora inconmensurables. Las grandes rutas comerciales cruza Ti-ama-te (el sistema solar) desde los albores del tiempo. Los Kadistu eligieron allí hace mucho tiempo este centro comercial y particularmente Uras para realizar la reserva animada de nuestro universo.
Éramos un puñado de exiliados en este mundo extranjero . Sólo 300 de mis Nungal habían sobrevivido a la batalla mortal de Mulmul (Pleiades) y nosotros nos unimos. Casi 180 Amašutum los acompañaban y un pequeño número de Anunna que habían logrado cruzar la malla protectora de los Kadistu, nos habían igualmente encontrado en el corazón de la reserva planetaria.
Aquí estábamos en la lucha que se desencadenó en Ti-ama-te, en particular las que tuvieron lugar en Udu'idimsa (Marte), la despensa de este sistema solar. La conquista de este planeta fue decisiva para mis Kuku (ancestros). Mi creador se quedó allí con sus seguidores sanguinarios. Por orden de Mam, había sido cortadas todas las comunicaciones entre nuestro grupo y nuestras tropas en maniobras. La gran mayoría de los miembros de nuestra comunidad constaba de los planificadores. Estaba fuera de cuestionamiento para nosotros tomar parte en esta guerra, que no sirvió para otra cosa que los intereses egoístas de los líderes de nuestra especie.
Teníamos la seguridad de que Mulge, el planeta de los Kadištu (planificadores), nunca sería conquistado, dado que su frecuencia estaba demasiado alta para nuestro pueblo. Algunas razas de planificadores se alojaban en las frecuencias más altas del angal. Otros como las Amašutum, los Abgal y quizás los Urmah, frecuentaban el Abzu (el inframundo).


Yo no sabía en ese momento lo que había en Mulge-Tab, el satélite de Mulge donde varias Amašutum se estacionaron despues de la venida de nuestra raza al seno de los Kadistu (planificadores).
Entre nuestro grupo, sólo mi madre Mamitu, y su seguidora de registros e hija, Sé'et, conocía bien Uras. La primera al haber estado allí y planeado durante numerosos Muanna (años) y la segunda por haber estudiado en Nalulkára - nuestra morada soberana en Margid'da (la Osa Mayor). Nuestra supervivencia era difícil, porque este planeta es extremadamente salvaje. Me fui poco a poco dando cuenta que Uras era mucho menos idílico de lo esperado. Su historia está marcada por desacuerdos y conflictos, a menudo sangrientos.
La exploración de este mundo seguía siendo lo más emocionante que me dio a conocer la experiencia hasta ahora. Calmé mi profunda indignación en la clasificación de plantas y animales. Las muchas fluctuaciones climáticas y la erosión sufridas en Uras por innumerables Limamu (milenios) habían creado varias huellas perceptibles en función de cada región.
Nos establecimos temporalmente en Sigun (3) un continente que se encuentra al norte de las grandes tierras (4). Esta área es sagrada según las palabras de mi progenitora, pero no sabía por qué y ella permaneció evasiva sobre el tema. Mam me reveló que Sigun era una vez parte de las vastas extensiones de tierra, pero se le apartó y se alejó del sol en épocas muy remotas, debido a un proyectil de un tamaño colosal enviado al planeta por orden del Consejo Superior Kadistu. Esto tuvo el efecto de la inclinación del eje de rotación del planeta. Uras siempre ha sido considerada como un laboratorio gigante, y en tal lugar puede tener lugar lo inesperado, especialmente cuando extraños se introducen sin autorización ... Uno de estos imprevistos era en este caso debido a la locura creativa de los Gina'abul.
Nuestro pueblo tenían diseños en Uras desde hace mucho tiempo. Este planeta es un lugar "neutral" donde la experimentación fue ampliamente practicado, los varones de linaje real de nuestra familia se entregaron a muchos experimentos genéticos que dieron los mastodontes, el famoso Husmus (reptiles silvestres) de las edades antiguas.


El Kadistu no se alojaba en aquellos días más que ocasionalmente en Ti-ama-te (el sistema solar). Después de un momento, ellos no controlaban absolutamente más la situación y tuvieron que elegir la radical y difícil solución de limpiar el planeta ... El proyectil causó un cambio repentino en el clima que exterminó a gran parte de la fauna del planeta. No sé nada más sobre este objeto devastador. Fue fabricación Kadistu o era un objeto natural proyectado en Uras? Mi reproductora si sabía, pero ella siempre ha sido evasiva sobre el tema.
Los descendientes de algunas especies desaparecidas sobrevivieron algunos Muanna (años) o un puñado de Limamu (milenios). Sin embargo, ante las nuevas condiciones de vida y la pérdida de tierras, la mayoría de ellos desapareció gradualmente del paisaje terrestre. Desde la época de la gran devastación, el clima de Uras se había vuelto mucho más húmedo, lo que requirió a todo el planeta hacerse un ambiente que tiende a convertirse en tropical. Los primeros prototipos Namlú'u tenían un cuerpo mucho más denso en el momento de los Husmus (reptiles silvestres). Sus huellas se encuentran en el suelo de Uras. Los primeros protectores de Uras desaparecieron en gran parte durante la catástrofe planeado por los Kadistu. Algunos de los Namlú'u fueron dirigidos al Abzu, pero pocos de ellos sobrevivieron. Considero que el primer espécimen de Namlú'u fue de alguna manera sacrificado por sus creadores, pero mi progenitor no lo entendía de esa manera. Ella prefiere pensar que todo lo que se ha implementado en el momento fue para salvarlo.
No se puede saber realmente, ya que fue sólo después de la catástrofe que nuestras Amašutum se integraron en el grupo de planificadores. Tuvieron que soportar las diversas tareas de reconstrucción y reorganización en la dimensión Kl (la tercera dimensión). Tal era el precio a pagar para redimir los errores de la realeza Gina'abul, y fueron nuestras Amašutum las que se hicieron cargo ... ¡Qué lamentable transacción!
Poco antes de la llegada de nuestras Nin (sacerdotisas), los Kadistu (planificadores) crearon el nuevo prototipo Namlú'u con toda la herencia genética de los planificadores. El Namlú'u es ahora un mestizo notable. El Kadistu le dio un cuerpo etérico multidimensionnel (5). La versión antigua se había enfrentado a los mayores peligros que plantea nuestra realeza, era importante que este nuevo modelo contara con la capacidad de moverse a los estadíos superiores, donde su enemigo principal no puede transportarse.

Después de los acontecimientos que asolaron Uras (la Tierra), los Kadistu optaron por crear una base fija en Mulge ("el astro negro", 6). En cuanto a los Urmah, los guerreros Kadištu, establecieron su base principal en algún lugar bajo tierra en Kankala (África 1). Los Namlú'u recibieron el mandato de integrarse regularmente en Kl para ayudar a los recién llegados, que formaban parte de los planificadores - las Amašutum - y también fueron requeridos para realizar una guardia de las reservas animadas en el planeta.
La densidad de Ki es particularmente alta en Uras. Mis oídos veces silbaban ligeramente. Los Anunna tienen muchas más difícultades de soportar la Kl de este planeta ya que a menudo tienen un dolor de cabeza. El Nungal parece soportar esta frecuencia sin problemas, lo que es un enigma para mí.
Las dimensiones más grandes resuenan de acuerdo a longitudes de onda yescalas espaciales muy diferentes de la dimensión Ki. Los Namlú'u prácticamente viven exclusivamente en esas dimensiones hoy. Ellos nos son completamente inaccesibles debido a sus densidades demasiado sutiles para nuestros sentidos. Llamamos a la totalidad de este lugar paradisíaco "angal" (el gran cielo), solamente para distinguir este mundo tanto desconocido como incognoscible. Del mismo modo, nuestras propias hermanas Amašutum nunca circulan angal, excepto cuando son invitados por sus colegas Kadištu que poseen el cuerpo y el material apropiados. Mam, sin embargo, me dio a conocer que un puñado de sacerdotisas tienen el don de moverse a la cuarta dimensión de una manera natural, pero aún no he comprobado por mí mismo desde nuestra llegada.
Estábamos relativamente a salvo de los grandes dinosaurios en Sigun (Australia). Eran muy pocos, pero tuvimos temor y estábamos acostumbrados a evitarlos. Sólo un lagarto gigante de más de un Nindan de largo (más de 6 metros) podía terminar con nuestras vidas. Es un depredador temible que tiene la capacidad de detectar a sus presas más allá de 30 US (de aprox. 11 km). Ningún ser viviente puede sobrevivir a su mortal saliva tóxica. Dos miembros de nuestro Anunna no pudieron sobrevivir a su asalto fulgurante.
La decisión de establecernos en Sigun (Australia) fue principalmente estratégica, porque prácticamente ningún Ugubi (mono) ocupaba el continente. El planeta Uras estaba totalmente infestado de estos mamíferos peludos alegres. Los Ugubi eran criaturas amistosas, pero sabíamos que sus trastornos de conducta ocasionarían tumultuos que podían interferir el trabajo científico que emprendimos. Esto es sin duda lo que nos reportó mi progenitora. Mami tenía afecto por estas criaturas llamadas "Ugubi." Una mañana, y sin mi apoyo a su decisión, fue tomada directamente a bordo de uno de nuestros Gigirlah (rueda espumoso) y regresaron por la noche con una mujer joven Ugubi pequeña, uno de los primeros prototipos creados en este planeta. Mi madre bautizó Hulla (satisfacción) y se convirtió en la mascota de nuestra colonia.

Nuestro campamento estaba al sur, cerca de la selva densa y húmeda que cubría la parte sur del continente. Los vientos a menudo nos traían los aromas embriagadores y cargados de la flora tropical. Nuestra nutrición consisraía principalmente de plantas que brindaba el bosque. Nammu y su seguidora, que es mi hermana, tienen el conocimiento de las diferentes variedades de vegetales.
Nos habíamos habituado a observar los enormes rebaños formados innumerables especies herbívoras que tenían la costumbre de caminar por las grandes llanuras pastizadas y fértiles. En esa época, el cielo de Uras siempre estaba cubierto. El manto extravagante del sol nos hacía extrañarlo penosamente . Mi moral se vio seriamente comprometido, pero traté de ocultarlo entre mi séquito. Mis únicos momentos de calma se produjeron durante las apariciones regulares de los Namlú'u, los guardianes de Uras.
Yo estaba a menudo asistido por uno de mis Alagní (clones) al que acabé por nombrarlo simplemente como "Hudili" (primer pájaro). El destino nos había acercado de una manera extraña. Hudili era el Nungal que había embarcado con Mam y yo en Gigirlah que nos llevó a Ti-ama-te (el sistema solar). Su ciencia era avanzada, y sin duda que era desde el principio, mejor que yo en muchas disciplinas. A pesar de este conocimiento avanzado Hudili siempre tenía un respeto por mi persona sin límite. Nunca perdió de vista el hecho de haber sido fabricado por mí. Hoy, con la retrospectiva necesaria, puedo consignar en el Ugur que su amistad nunca me ha fallado a pesar de las muchas dificultades que nos encontramos ...
Los guardianes de Uras no eran más solitarios y se movían en grupos de dos o tres individuos como mínimo. Del alto de uno y medio GI (4 metros 50), nosotros siempre teníamos que parecernos a los Ugubi (monos) a sus ojos. La ciencia fusionada de los Kadistu les proveyó de ese cuerpo semi-etérico sin igual. Este último, a través de una interacción que todavía es desconocida para mí, les permite cambiar la tonalidad y evolucionar de la séptima a la tercera dimensión sin ninguna dificultad. Esta envoltura etérica de un tinte rosa-púrpura nacarado parece reflejar la esencia divina de la fuente original. El Namlú'u no ha abrierto jamás la boca para hablar y utiliza sistemáticamente el Kinsag (telepatía). Son muy cultos y conocen numerosos dialectos del EMESA (lenguaje matriz) de nuestras sacerdotisas.

Desde el principio, pude constatar que para desplazare de una forma interdimensional, los Namlú'u aparentaban utilizar los campos de Turzalag (partículas de taquiones) que forman la estructura principal de la materia de los vórtices atemporales. Nosotros utilizábamos nuestros propios campos Turzalag (partículas de taquiones), pero sólo para viajar de un punto a otro más rápido que la luz. Los campos Turzalag abundan en cada planeta. No no podíamos ubicarlo in el uso de nuestra tecnología mientras que los Namlú'u los detectaban instintivamente. Cuando se descendían en Kl, cada grupo Namlú'u tenía por función cuidar un terreno específico. Una vez que su misión estaba completa, los Namlú'u venían a veces a nuestro encuentro.
Mam y yo nos habíamos dado cuenta de que nuestros Anunna luchaban para tolerar su presencia, los guardianes de Uras tenían la reputación de detectar los pensamientos de otros. Cuando sentían una perturbación o peligro, los Namlú'u se impregnaban de un tinte rojizo. ¿Cuántas veces habían cambiado de color en compañía de algunos de nosotros!
El cuerpo etérico de Namlú'u es asombroso, brilla constantemente emanando la transparencia de todo el sistema energético que irriga en luz y nosotros llamamos Nadi. Cada ser vivo posee este dispositivo que nos conecta con la Fuente.
Un día, mi madre me detalló cuidadosamente la siguiente doctrina de los Abgal de Gagsisá (Sirius). Ella me explicó que el sistema Nadi funciona en un flujo y reflujo armónico, el Prana, energía vital que los Gina'abul en lugar llamamos "Niama". La energía del Prana no es conocida por mis Kuku (ancestros), sólo algunas de nuestras sacerdotisas son conscientes de su existencia y mecanismo. Este se mueve de forma inversa al Niama. En función de la fuerza de voluntad ejercida y la velocidad que se necesita para cruzar los Sagra (chakras), el Prana puede llevar a percepciones que van más allá de nuestras nociones convencionales. Mam me reveló que el cuerpo semi-etérico de los Namlú'u no es la única cosa que tienen para ajustar su tonalidad, su gran secreto es precisamente el uso del Prana. Los Namlú'u son verdaderas centrales de energía en ordenamiento molecular expansivo. Esta expansión posible gracias a la perfecta interacción entre el Prana, los Sagra y la Kundalini, les permite poner en acción su campo de luz individual. Este último, obtenido directamente de la reacción en cadena que utilizan las partículas atómicas de los cuerpos, permite a toda forma orgánica transformarse en vehículo ascencional. Mi madre denominaba esta acción expansiva la Merkaba.

Nammu me indicó que cada ser vivo que posee un cuerpo físico está rodeado por esta fuerza invisible. "Cada cuerpo orgánico que vive de acuerdo con diferentes realidades, y sólo los seres encadenados a la densidad de KIGAL (la Gran Base) no pueden darse cuenta", señaló.
El Merkaba estaba constituido de un campo de luz contra-rotativo que conecta las formas a diferentes niveles de realidad - por esto, a veces ocurre que algunos objetos están presentes en múltiples dimensiones al mismo tiempo. Al elevar su Merkaba, los Namlú'u se transformaban en seres súper luminosos para los que las nociones de pasado/presente/futuro no existían como para nosotros. Sigo pensando hoy que la densidad de KI de este planeta nos es extraña, ya que es única en comparación con aquellos en los que había evolucionado hasta ahora. Los Namlú'u poseen el control absoluto sobre sus Sagra (chakras), lo que les permite comunicarse al instante con los demás. Pueden interactuar con formas de vida distintas que la propia, esto era en todo caso lo que Nammu me había revelado, pero hasta el momento no habían podido contactarme con ellos de otra forma que por gestos simples. Ellos ni siquiera se habían molestado en ponerse en contacto conmigo con la ayuda del Kinsag (telepatía). Los Namlú'u no poseían ningún líder. Ellos formaban colectivamente una comunidad de primer orden; una unidad social - una sola esencia!
Mi madre insistió en el hecho de que era principalmente el amor incondicional e innato lo que permitía a los guardianes de Uras moverse así. Mi sed de conocimiento me llevó un día para preguntar a Mami si era posible examinar a un Namlú'u; la mirada aturdida de mi reproductora instantáneamente me puso en mi lugar.
Muy poca información nos llegó de Ti-ama-te (el sistema solar). Los conflictos se habían extendido a todo el sistema? Nosotros teníamos todos la misma información fragmentaria por medio de las Amašutum todavía estacionadas en el momento sobre Itud (la luna), el satélite de Uras. Sé'et, mi hermana, se ponía muy contenta de poder instruirme sobre Itud. Ella me reveló que se trataba de un astro totalmente artificial.
Sé'et era de naturaleza estudiosa, su objetivo era convertirse algún día en la igual de Nammu, donde ella fue la siguiente del registro. Cuando encontraba un momento, ella venía a mi encuentro en el borde de la selva. Pasamos momentos fructíferos discutiendo nuestras respectivas investigaciones. La función de Santana (Jege de plantaciones) y Sandan (arboricultor, horticultor) que Sé'et ocupaba antes de nuestra llegada y su especialización en las plantas transformadoras, la obligó a perderse largos Ud (días) en el corazón del bosque. Ella trabajó incansablemente sobre la fauna y la flora local bajo una humedad constante. Su sed de conocimiento la absorbía de tal modo que a menudo se olvidaba de presentarse en el punto de encuentro. Yo era designado cada vez por mi madre para encontrarla y traerla de vuelta al campamento. Yo volvía a veces solo o sin novedades, lo que creaba cada una cierta agitación en nuestra colonia. Llegué a preguntarme si esto no era una maniobra orquestada por esta temeraria sacerdotisa
con la intención de verme partir en su búsqueda durante Ud (días). Cuántas noches había pasado en la selva a causa de ella!

Los días sobre Uras son mucho más cortos que los que conocimos en Margid'da (la Osa Mayor) o en Mulmul (las Pléyades). En cuanto a las noches, ellas siempre me parecían interminables! Me aproveché de esos momentos de soledad para registrar todo lo que había visto desde mi creación. Ugur, mi cristal de confianza nunca me había abandonado. Durante mis andanzas nocturnas, también me ocurrió que al descansar al pie de un árbol o de un helecho y ver entre las copas de las grandes plantas leñosas de altura y el filtro de nubes, Fétincelant, la malla protectora de los Kadistu rodeando y brillando en la noche brumosa. Nosotros no estábamos solos, la mirada benevolente de los planificadores parecía protegernos incansablemente en ese momento.
Carecíamos de emisoras; por lo tanto, ante las incesantes frivolidades de mi hermana, mi madre finalmente me confió un momento uno de sus cristales ordenándome darlo a su hija en el acto. Tuve ese mismo día una animada discusión con Sé'et, que había sido muy difícil de encontrar. Nuestra conversación giró en torno a estas comunicaciones que ofrecían los critales. Ser propietario de un cristal y usarlo como un transmisor significaba para ella carecer de libertad y tener que rendir cuentas. Le señalé que sin esta herramienta nosotros no sabríamos mucho sobre la evolución de la guerra en Ti-ama-te (el sistema solar). Ahí es donde escuché por primera vez hablar de Itud (la luna) y sus inquilinos enigmáticas que cohabitaban junto a las Amašutum y nos enviaban sin demora información interesante sobre la guerra.

Sé'et me reveló que Itud es un astro artificial totalmente vacío concebido como un planeta y con su propio Abzu (mundo subterráneo). El satélite de Uras es una base secreta donde se esconde un puñado de sacerdotisas, pero ahí uno se encuentra principalmente a los Kingu de tez blanca, de la famosos Kingu-Babbar (Kingú albino). Mam me había, en raras ocasiones, hablado de estos Gina'abul reales que encarnaban la autoridad dominante en la constelación de Usu (la constelación Draco) - hogar original de los Gina'abul - antes que ellos pasaran a a Te (la constelación Aquila), dejando a los Kingu rojos gobernar en su lugar. Los reales albinos son célebres debido a que son los diseñadores de la cepa de los Ušumgal - mis Kuku (ancestros) directors por filiación con mi padre An. Ellos visten el emblema de Urin (el águila), uno que yo había visto entre los aliados de nuestra Reina Tiamata, justo antes de la gran batalla que nos trajo hasta aquí.

Esta colonia particular de Kingú-Babbar se estableció en Ti-ama-te (el sistema solar) desde hace mucho tiempo. Mi hermana Sé'et me dijo que los albinos de Itud (la Luna) eran ligeramente diferentes de los Kingu-Babbar, sus creadores. Ellos tenían la reputación de ser tranquilos y sin incidentes, a diferencia de sus diseñadores. Ellos siempre se ponían al margen del trabajo de los Kadištu (planificadores). Además, en sus relaciones con ellos siempre han sido más corteses. Las Amašutum los denominan "Imdugud".
Me encantaba contemplar a Sé'et cuando estábamos bajo los grandes árboles, y se proponía nutrirme. A veces iba a hacer grandes gestos como su amante y  madre. Ella me recordó que teníamos la misma progenitora. Su perfume estaba compuesto de esencias de flores, a menudo jazmín en esa época. La botánica siempre había sido su ámbito predilecto, y los materiales vegetales le permitían ensayar todo tipo de perfume, ungüento o crema. Había escuchado muchos rumores acerca de mi hermana, como que ella practicaba rituales de magia protectora y encantamientos. Es verdad que poseía una gran variedad de piedras y polvos cuya procedencia era desconocida para mí. Al igual que su progenitora y modelo, Sé'et a veces tomaba una de nuestras Gigirlah y se aventuraba más allá de Sigun (Australia) ...
Desde que llegamos, ella llevaba el mismo tipo de vestido blanco y amarillo, corto y estrecho, atado debajo de los senos. A veces iba a regresar al campamento sólo para hacerlo reparar por uno de nuestros Nindiôir o para hacerse hacer uno nuevo. De vez en cuando, ella amaba a realzar el color de sus ojos verdes que ella ensombrecía de oliva a base de malaquita y que resaltaba fuertemente en negro. Con o sin maquillaje, la mirada radiante de Sé'et no tenía igual. ¿Por qué se tomaba tantas precauciones de maquillarse estando ella sola en el bosque? ¿Era sólo para ella? Yo entendí en parte la razón el día en que, durante una de nuestras discusiones, ella insistió en que no era genéticamente mi hermana, sino simplemente una creación pura de Nammu.


Por su parte, Mam hablaba rara vez de su heredera, excepto cuando se trataba de  buscarla en el espeso bosque. Llegué a preguntarme si esto no era un proceso destinado a acercar a mi persona a esta inquietante Nindigir (sacerdotisa). Mi encuentros intimos con Mamitu seguían siendo intensos, pero su frecuencia disminía gradualmente. Era como si ella me estaba preparando para lo inevitable. Yo había desposado a la Reina del trono a través del rito sagrado de entronización divina justo antes de nos fuera revelada mi afiliación uterina con ella. Esta unión me preservaba definitivamente de algunas complicaciones a la vista de mis Kuku (ancestros) y aumentaba mi prestigio entre una gran parte de nosotros. Esto permitió también a mi madre acceder al Niama, la fuerza universal, que le otorgó una protección significativa.
Si Sé'et era en verdad una maga como nuestras sacerdotisas lo pretendían, entonces algún varón no vacilaría en dejarse atrapar por sus encantos inefables y preparados con humos impresionantes. Cuanto más me quedaba a su alrededor, menos me podía olvidar que ella me había arrebatado de la muerte de la iniciación ofreciendome su sangre y que su sangre providencial fluía desde entonces por todo mi ser ... Un poderoso vínculo que nos unía para la eternidad. Sé'et bajo su apariencia reservada, se estremecía interiormente. Ella no podía olvidar que yo había reanimado su cuerpo mientras yacía en el suelo de la sala del consejo justo antes del estallido de las hostilidades que nos trajeron hasta aquí.

2 comentarios:

  1. exelente me lo baje todo y ahora lo imprimo para poder leerlo le agrando la letra, disculpa no te hago comentarion en todos los escritos pero esta buenissimo ase rato que queria leerlo y no lo encontraba -- felicitaciones van 10 puntos!!!!

    ResponderEliminar
  2. soy nuevo y de verdad me siento extraviado. por donde seria bueno empezar a leer para entender?

    ResponderEliminar