domingo, 5 de junio de 2016

T0 PIII C4 DE CARA A TIEMPOS OSCUROS

4

DE CARA A TIEMPOS OSCUROS

"Al reconocerse [ella misma], [Barbeló] lo supo y se convirtió en (el) Oculta, [porque está en los nacidos de ella ella...[...]  Es en] la belleza y la tranquilidad, el silencio, la quietud y la grandeza que no pueden ser rastreadas, que aparecieron. No necesita tiempo ni viene de la eternidad, pero se desprende de sí mismo, de manera que no se puede trazar de ninguna manera.  No ejerce ninguna actividad en sí misma, para estar en un estado de tranquilidad, no es una existencia de no sufrir la privación.  Es, en primer lugar, un cuerpo que se encuentra en un lugar, en segundo lugar, es intangible cuando se encuentra en sí misma, siendo sin existencia, mientras que para todo el mundo es una cumbre de la grandeza y es superior a su inmovilidad...  "
NH XI, 3 - Allogène [[1]], 45,29 - 45,33 / 65,17 - 65,39




Gírkù-Tila Nuréa / Min-ME-Limmu

Las Danna (horas) transcurrían.  Suhia llegó hasta su hermana al medio del día, sacándola así del laberinto de sus pensamientos y sueños.  No estuvieron de acuerdo con la señal para indicar la hora de salida.  Ella llevaba consigo un extraño cristal verde.  La Madre dejó a sus hijos pidiéndoles que permanecieran en silencio bajo la custodia de los dragones rojos y sus sirvientes con piel de oliva.  El misterio que Suhia quería presentarle ocupaba toda su mente.  Ella realmente encontró al rey Éa'am?  Barbélu se detuvo en el umbral de la puerta pesada para liberar la tensión, respiró profundamente y dio un último vistazo a sus hijos.  Suhia parecía impaciente.  Ellas atravesaron los pasillos desiertos donde una melodía de flauta inquietante reverberaba como para portar las canciones de un génesis olvidado. Los dóciles Kingu verdes habían limpiado el piso de metal cuyo brillo evocaba el de la luna rota en el cielo.
- ¿De dónde viene esta luna fragmentada en torno a Dubkù (Tierra)? - preguntó Barbélu.
- Es un regalo de nuestros antepasados.  Esta luna fue capturada por Dubkù mucho tiempo después de tu tiempo.  Es una de las víctimas de los conflictos que estallaron en la Casa-Madre.  
- ¿Qué conflictos?
- Creo que toda esta información se ha eliminado ayer.  Tú te debes preguntar al día de hoy, que pasó con nuestros semejantes?
- Por supuesto.  ¿Existen todavía los Forjadores de Vida en Mulmus (Sistema Solar)?
- No que yo sepa.  Los vientos solares fueron los responsables de nuestra extinción.  Esto no se trató de una fatalidad ce elementos externos lo que destruyó el mundo de los Musidim, o incluso de los Kingalam, sino que fue nuestra propia locura la que se volvió contra la totalidad de la Casa-Madre. Cuando los espíritus engañosos conspiran y manipulan a un pueblo entero disperso en un sistema estelar, esto genera una forma de represión y de totalitarismo. El dominio despótico de los Musidim sembró la discordia en el corazón de las diferentes instituciones.  El pueblo se levantó a lo largo Mulmus.  Los Musidim se olvidaron de que las formas de pensamiento destructivos actúan sobre la materia.  El corazón de la Casa-Madre, nuestro sol, no escapa a esta regla universal.
- Antes de ser enrolada para esta misión de observación de la zona sombría que finalmente me trajo hasta aquí, - añadido Barbélu - advertí a las Matriarcas y a la nobleza de la importancia de las formas de pensamiento y de los efectos nocivos. Les expliqué que Pistés y Éa'am se perdieron en el espacio-tiempo debido a un problema de anclaje que les impidió sincronizarse con su tiempo original.
- Tu descubriste eso?
- Sí.  Ahora tengo la sensación de que no me tomaron en serio. - añadió.
Suhia se detuvo y tomó la mano de la madre de los Gina'abul. Ella le dijo cariñosamente:
- Tú no tienes la culpa.  Los Musidim son ambiciosos, tercos, egoístas, no se cuestionaron prácticamente nunca si estaban equivocados.  Entonces, ¿qué ha sucedido?
Las hermanas reanudaron su marcha.
- La comunidad de la Matriarcas Oscuras no pudo frenar la espiral devastadora de las formas de pensamiento y los conflictos.  Yo fui hasta Kastu para consultar a su antigua biblioteca enterrada bajo las ruinas carbonizadas. La vida vegetal y animal ha recuperado la ventaja, como aquí, en Dubkù, pero nunca encontré a algún superviviente.  Por lo que pude entender, abrumada por la magnitud del desorden, es que el ciclo solar y el de los planetas de la Casa-Madre se desregularon y se trastornaron.  Los planetas de Mulmus (el sistema solar), afectados por nuestra voluntad de destrucción, comenzaron a resonar con nuestro sol que fue preso de sacudidas devastadoras.  Estos eventos también se registraron en los muros del antiguo Palacio de Jade.
- En los muros? - se sorprendió Barbélu.  Los últimos Musidim no registraron más en los cristales?
- No, no lo puedo explicar.  Se erigieron cientos de muros en los jardines de la biblioteca, paredes de piedra grabadas con esta información histórica.  Te llevaré allí si lo deseas.  Las terribles tormentas solares erosionaron la Casa-Madre.  Un calor intenso y brutal golpeó la superficie del planeta destruyendo toda la vida en pocos Udh (días).  Incluso las piedras se derritieron en algunos lugares.  No puedo explicarme este fenómeno.
Barbélu tomó la palabra para aprovechar sus conceptos de astrofísica:
- Creo que esta actividad solar fenomenal, esta combustión casi espontánea que azotó a Mulmus, trastornó la velocidad de rotación de todos los planetas, y cambiaron su polaridad.  Esto modificó sin duda el curso del tiempo.  Los campos magnéticos de nuestros mundos disminuyeron bruscamente y se abrieron brechas tras el bombardeo cósmico altamente irradiado.  La radiación emitida por los vientos solares causó una extinción masiva, un evento completamente nuevo para los Musidim. Por el contrario, no creo que se produjera en pocos Udh (días), como tú piensas.  Lógicamente, varias fases han tenido que sucederse.  Las primeras vidas probablemente perecieron ante un continuo bombardeo materializado en muros cortafuegos u olas asesinas que quemaron gran parte de la vida en la Tierra. El calentamiento de los mares causó la liberación gradual de metano y de carbono, lo que provocó una disminución global del oxígeno en los planetas viables como Dubkù (Tierra), Hul (Marte) y Kastu (el futuro Venus). Luego siguió un potente efecto invernadero en todos los planetas, causando una reacción devastadora generalizada que se sobrepuso a las últimas especies vivientes. Pero esto no pudo haber ocurrido en tan solo algunos Udh (días).  El fenómeno ha sido escalonado a lo largo de varios cientos de Muanna (años) o incluso miles de Muanna de Hul. [[2]] ¿Estás segura de que no sobrevivió ningún Musidim en nuestro sistema solar?

- Subsiste sólo una parte de la vieja tecnología estacionada en las profundidades del suelo de Hul y Kastu, como los dispositivos que utilizo para el proyecto NUMUN, respondió Suhia totalmente sorprendida por la erudición de Barbélu.
- Entonces algo se nos escapa - lanzó la madre de Gina'abul.
El intercambio se interrumpió para dar paso a una reflexión intensa.  El Rey Éa'am ocupaba todos los pensamientos de Barbélu.  Cuando pensaba en él, su corazón latía dolorosamente sin explicación.  El saber que iba a encontrarse con él le producía una alegría inconmensurable.
Ellas recorrieron los pasillos interminables que conducían a la plataforma de embarque con una atmósfera fría de luces artificiales que surgían de los techos metálicos.  Los dos tipos de Kingu marchaban por grupos transportando cargas pesadas ​​como las utilizadas comúnmente para llevar a cabo un paseo espacial.  Suhia explicó a su hermana que sus Kingu se ocuparían de los huevos en la sala de incubación.
- ¿Esos huevos so de tus Kingu? - preguntó Barbélu.
- No, no en absoluto - respondió firmemente Suhia.  La mayoría son demasiado grandes.  Estas son los huevos de Husmus (reptiles salvajes).  Los conservo aquí antes de dispersarlos por todas partes sobre el suelo de Dubkù (Tierra).
- ¿Por qué tal despliegue de energía?  Tu proyecto NUMUN está en peligro?
- De alguna manera.  Mi plan de vida experimentará un gran peligro; mis visitas hacia el futuro me lo dieron a conocer.  Cuando dejé por última vez mí tiempo, justo después de la creación de las Matriarcas Oscuras, antes de que nacieras, recuperé el material genético original del proyecto NUMUN para transportarlo conmigo.  Vi que los Kingu-Babbar crearía Husmus (reptiles silvestres) formidables para suplantar a mi plan de vida.  Los Husmus carnívoros!  Todos estos huevos son parte de un plan para preservar el proyecto. Hemos rehabilitado un máximo de dispositivos voladores Musidim para llevar a cabo esta misión preventiva.
- Querrás decir, de rescate - dijo Barbélu superada.
Las dos Matriarcas se presentaron en la amplia plataforma donde una pequeña nave de forma redondeada las esperaba.  Un Kingu verde se situó en los controles, mientras que dos dragones, con alas plegadas, ocuparon los asientos en la parte trasera.  Las Matriarcas se acomodaron para hacer frente a los Kingú rojos.  Sus ojos penetrantes preocuparon a Barbélu. Contra todo pronóstico, uno de ellos habló:
- Yo soy Usama [[3]]. Mi papel es el de garantizar la seguridad de nuestra madre.  Voy a tener la misma atención con usted.
Suhia presentó su extraño cristal al piloto quien los utilizó en el tablero de instrumentos.  Inmediatamente la cabina se iluminó con miles de luces.  La nave arrancó rápidamente de la ciudad de metal para tomar altura y luego descender, volando a baja altura.  Algunas dunas desfilaron bajo el fuerte viento creado por el dispositivo.  Barbélu manifestó más y más agitación.  La intoxicación incipiente de su excitación distorsionaba todas sus sensaciones.  Dejaron la laguna y se dirigieron a tierras de múltiples relieves.  La nave tomó altura, viajó sobre gruesas coníferas y grandes extensiones de bosques secos por el ardiente sol.  Más abajo, grandes Husmus (reptiles salvajes) se posaban en sus piernas y colas para conseguir sin esfuerzo las piñas situadas en las cimas de altas coníferas.  Con sus impresionantes dientes podían moler pequeñas ramas y el follaje.  En línea recta, una manada de otra variedad se calentaba al sol de la tarde en una vasta pradera con helechos de semilla.  Los cuellos largos rematados con sus pequeñas cabezas barrían amplias zonas de pastos para cosechar deliciosas verduras.  A lo lejos, una pelea parecía encajar entre dos gigantes, Barbélu miraba a Suhia con curiosidad, le preguntó:
- ¿No son estos pacíficos?
- Si! Estas especies son matriarcales; las hembras a menudo se cansan de sus compañeros y los expulsan.  Estos tienen que vivir a veces apartados.
La Madre observó durante mucho tiempo el paisaje salpicado de diferentes áreas desoladas.  Un detalle sin embargo la sorprendió:
- No he puesto un pie en Dubkù más de una o dos veces, - se dio cuenta - sin embargo, he estudiado durante mucho tiempo su cartografía, no reconozco ninguna región...
- Nos dirigimos hacia el oeste de Dunnu, lugar donde se encuentra el sitio de Temenlum. Después de la llamarada solar, Dubkù (Tierra) experimentó movimientos incesantes de los continentes cuya magnitud ha dislocado las tierras y aumentado el nivel de las agua, creando nuevas costas y océanos.
En el cielo casi violeta, el sol ya comenzaba su lento descenso.  La llegada al sitio de Temenlum provocó una extraña impresión en Barbélu: una sensación de asfixia. Con el pecho, dolorosamente bloqueado, se obligó a reducir la velocidad y a arrodillarse para tratar de recuperar el aliento. Después de un momento, Suhia se impacientó y terminó haciendo una señal a sus dos dragones para que la levanten.  "¿Qué es lo que me sucede?" Pregunto ella débilmente. Suhia no respondió, lo que obligó al grupo a continuar la marcha.
En ese momento del día, en la soledad originaria del bosque vitrificado, el sitio de vuelo de Pistés y Éa'am apareció entre las dunas. La atomización del mundo y las huellas devastadoras del tiempo congelaron el suelo devastado. Nada se mantuvo funcional.  Sólo unos muros en ruinas aún en pie, abrumados por la arena omnipresente, eran los restos de un terrible cataclismo.  En el desierto, casi se podía oír el silencio del sol.   
Barbélu se sentó en una roca para tratar de recuperar el control de su respiración.  Observó sus manos temblorosas.  ¿Era miedo?  ¿Estaba enferma?  El corazón le latía como si hubiera corrido durante Dannas.  Desesperada, miró a su alrededor para comprender, para encontrar una mirada amable que explique las razones de su alarmante estado.  La enigmática Suhia y sus Kingu rojos no reaccionaron.  Sus pies parecían pegados a la arena, mientras que sus ojos estaban mirando a la joven Matriarca.  La visión de Barbélu divisó un caos de piedras amontonados hacía mucho tiempo.  Se levantó mecánicamente, como atraída por este lugar.  Su paso lento y vacilante traicionaba su verdadero deseo de descubrir el misterio.  Dudaba de cualquier cosa?  ¿Qué podría decirle?!  El montón de piedras provenía de los restos de una antigua puerta, la puerta de la habitación que una vez cubrió la máquina Zida.  No quedaba rastro de la cúpula protectora.  El conjunto no formaba más que un montón de escombros y arena.  El ex gobernante no estaba lejos.  Barbélu laboriosamente se quitó la ropa, pensando por dentro que si se enfrentaba a Éa'am, ella debía ir a él sin artificios.
- ¿Dónde está?  ¿Dónde se encuentra nuestro rey? - preguntó débilmente Barbélu.
Suhia observaba en absoluto silencio.  Ella se acercó a su hermana para situarse justo detrás de ella.  La Madre se volvió hacia la diseñadora del proyecto Numun, sus ojos llenos de lágrimas sin razón aparente.  Contra todo pronóstico, Suhia no podía enfrentarse a su mirada angustiada.  Finalmente dijo una voz apenas audible y casi temblorosa:
- Observa un poco mejor.
La Madre inspeccionó rápidamente el área con su mirada, pensando descubrir a Éa'am escondido detrás de una piedra, pero apenas insistió.
- No puedo encontrarlo. - dijo desesperada.
- Concéntrate. - le contestó Suhia con sequedad.  Si tienes la lucidez que hace de ti una Matriarca Oscura, entonces verás aI Rey de las Sombras...
Barbélu comenzó a observar la ubicación con su visión natural que desafía el mundo visible.  En el borde de las sombras visibles y fugaces, una forma emergió furtivamente con la intensidad salvaje de múltiples longitudes de onda.  Un tipo de ondas gravitacionales de tipo Dema 3, a baja radiación se le aparecieron.  La Madre se concentró para observar su eco que se describió en la geometría del espacio.  Cada energía doblaba el continuo de las dimensiones y el objeto en cuestión estaba produciendo ondas en el tejido del espacio y el tiempo.  Era bastante masivo y manifestaba un movimiento desde su rotación que conducía el espacio-tiempo.  Su torbellino rápido y enérgico creó ondas gravitacionales detectables.
- Deberías tener una mejor visión que ésta. - dijo Suhia.  Por ahora toma estas gafas de ondulaciones que he encontrado en este sitio en una caja escondida en el suelo.  Las diferentes Agarin de las Sombra estacionadas en Dubkù, y luego mis propias Matriarcas, debían saber obligatoriamente lo que tu estas por descubrir.
La madre de las Matriarcas Oscuras le entregó las gafas y se colocó un par sobre sus ojos.  Barbélu siguió su ejemplo.  La figura misteriosa se concretó para formar un icosaedro, es decir, la forma de la máquina Zida.  El dispositivo de forma espectral se describió específicamente en el campo visual de las observadoras.  Sus contornos de fuego dieron la sensación de que obtenía su energía a partir del sol. La visión, al principio crepuscular, se convirtió poco a poco deslumbrante como un sueño con efectos de fuego.  El origen del problema temporal creado por la locura de los Forjadores de Vida comenzó en parte aquí, en este bosque estratificado por la revuelta del sol de Mulmus.  Barbélu se cuestionó sobre esta visión de otra época.  Ella trató de tocarla pero fracasó.
- ¿Es el doble energético de Zida, su eco sigue presente en el continuo espacio-tiempo?
Barbélu contempló aún más intensamente el objeto.
- No. - respondió ella.  Ya veo ... el espacio curvado.  La máquina está siempre aquí, no se movió.  Esto no es un eco, sino la deformación gravitacional del espacio comprimido por Zida.
- Bueno, - soltó Suhia - ahora, que más ves?
Esta pregunta preocupó a Barbélu.  Inmediatamente se concentró profundamente en escanear la máquina del tiempo.  Ella lo habría hecho de todos modos.  La Madre se obligó a mirar más allá de las ondas y los impulsos irregulares que se extendían de la geometría del espacio.  A continuación, se extendía el movimiento visual contra-rotatorio del campo generado por la propia máquina.  De repente, oculto en el vientre de la matriz indestructible Zida, el crepúsculo de la realeza Musidim hizo su aparición repentina.  Un solo pasajero en un solo lado, el del rey Éa'am.
El cuerpo congelado en el tiempo reflejaba la desolación de un rey en busca de su reina. El dulce rostro de Ea'am parecía tenso de dolor en el corazón en la prisión eterna, un sufrimiento marcado por la desesperación de nunca poder salir de esta tumba. Su cristal verde, similar al de Suhia, estaba en el panel de control.  Barbélu cedió ante el pánico, el sufrimiento del rey le era totalmente insoportable.
- No podemos dejarlo así, hay que sacarlo de ahí, te lo ruego!
- Es imposible - respondió Suhia. Él es el único capaz de detener la máquina.  Nadie puede hacerlo por él.
Barbélu lloraba sin parar. Sus manos aún temblorosas, eran el preludio de un mayor debilitamiento de su cuerpo.  A pesar de su fatiga, ella continuó:
- Tenemos que encontrar una solución, no podemos dejar a nuestro rey en este estado.  Se puede ver que está completamente fuera de sincronización.  Nunca tomará el control del Zida.
- He intentado todo. - lanzó Suhia desesperada - todo lo imaginado. Ea'am no nos puede ver, se encuentra entre varias dimensiones. No tiene ninguna manera de sincronizarse a su realidad y es imposible enviarle un mensaje.
- Mi rey, mi rey... - rogó Barbélu, intentando acariciar su dulce rostro de la onda crepuscular.  Tú no te mereces esta aflicción.  Te llamo desde el fondo de tu letargo.  ¿Dónde está tu reina?  Envíame un mensaje que te puedo ayudar...
Sin saber qué añadir, Barbélu se vistió mecánicamente.   La desolación de Ea'am congelado en su misterio parecía desesperada. El rey, llevado por sus sueños de equilibrio y de justicia, se redujo al mundo de las sombras errantes perdido en el abismo interdimensional.  Incluso la luz reflejando las lágrimas de amor y de sal de Barbélu no ofrecían esperanzas para cruzar las capas impenetrables de tiempo.  Golpeado por el sacrificio absurdo, no había ciencia capaz de salvarlo del naufragio y la muerte.  Esta pena se intensificó, emanando de las fibras más profundas del alma de Barbélu, despertando a Suhia.  Su hermana venida del pasado poseía un secreto que no parecía saber o aceptar.  La madre de las Matriarcas Oscuras y del proyecto Numun lo conocía y todo su ser estaba viviendo con el peso de este misterio cada vez más difícil de soportar.  Este momento difícil le pareció el más apropiado para romper el silencio y lanzar la tempestad sobre el último baluarte real de los Musidim.
- Te debo la verdad, - dijo Suhia.  No tengo otra opción.  Todo esto va demasiado lejos ahora.
- ¿De qué estás hablando?
- Yo no te he eliminado dos, sino tres veces.  La primera vez no fue en absoluto similar a las siguientes, donde te presentaste ante mí en forma de la académica del Palacio de Jade.
- ¿En qué forma llegué por primera vez?
- Tú lo sabes muy bien, pero no lo aceptas.  La vibración de tu Niama no se equivoca.  Tú eras Pistés, por supuesto!  [[4]].
- Entonces, ¿qué hiciste? ¿La has eliminado, también?
Sí, era una obligación, no una opción.
- Una elección impuesta por los Kingalàm, - lanzó Barbélu.
La magnitud de la revelación le despertó un fuego interior indescriptible.  Con el rostro distorsionado por la rabia, ella corrió hasta empujar a Suhia bruscamente hacia atrás.  Sus manos se posicionaron para formar un lazo listo para estrangularla con una fuerza aumentada por la ira.  Un solo pensamiento ocupaba su mente: matar a la hermana saturada de espejos asesinos!  Suhia reaccionó por instinto, su hoja de cristal salió de su mano como el sol abrasador. Las hermanas comenzaron a rodar hacia un lado.  Barbélu luchó para recuperar el aliento mientras esquivó el intenso calor que se dirigía inexorablemente hacia su pecho.  La Madre tuvo el tiempo justo para escapar y volver de un salto.  Un sopor inflamado se deslizó en cada una de sus venas.
- Esa cosa está caliente, - exclamó Barbélu, - con ella mataste a la reina de los Musidim?
La boca de Suhia no emitió ningún sonido, como si todas sus fuerzas se concentraran en no pensar en la triste verdad.  La madre de los Gina'abul entendió que el cristal era de hecho el arma del crimen.
- Éa'am nunca va a volver sin su reina,- lanzó Barbélu.  Tú lo has condenado al sufrimiento eterno!
- Por Nuréa!  No me hagas asesinarte de nuevo, - dijo Suhia, - estoy cansada de todo esto. Ríndete, y no te hare ningún daño.
- Es mi turno para eliminarte a ti, - replicó la erudita del Palacio de Jade.  Moriremos todos si es necesario!
- Este no es tu destino.
- ¿De qué sirve hablar si todo está escrito!
A estas palabras Barbélu disparó una terrible patada de talón detrás de una pierna de su rival, haciéndola tropezar.  A pesar de que se derrumbó, la punta de su cristal se situó de inmediato sobre su cabeza.  Presa de una ira devastadora, Barbélu abrió los brazos para ventilar su ira a través de su Niama.  Nada puede detenerse ahora, pensó.  La Madre centró su energía en un solo punto; dentro de su febril huracán abrió las puertas de la omnipotencia. Ella no debía fallar, mantuvo su concentración con el peligro de ser eliminada.
- Tu destino no está en mis manos, sino en las de Nuréa, - dijo Suhia jadeando.
- Nuréa, Nuréa!  ¿Quién es esta Nuréa que mencionas constantemente?
- Es una Santa Gina'abul.  En el futuro, será una de tus hijas.  Tu destino y el de ella están vinculados para siempre.  Si morimos todos hoy, nunca la conocerás y tus hijos abandonados en los meandros de la paradoja del tiempo.  Sin más, tú tienes que escribir la historia de tu alma!
¿Cómo saber si era cierto?  En ese momento, sin pensarlo, la Madre lanzó un grito de ira y le quitó el cristal a Suhia a través del Niama. El brillo luminoso aterrizó en una de sus manos, luego la hermana oscura inició una carrera frenética hacia la nave.  Suhia ordenó a su segundo dragón atraparla.  Este extendió sus alas para despegar e interceptar a la fugitiva.  Ante el sonido de la respiración que se acercaba, ella se trasladó en zig-zag, con la esperanza de interrumpir el acercamiento del Kingu rojo. Con el arma en mano, y con grandes gestos, lo empujó cerrando sus mandíbulas monstruosas.  La saliva le mojó la cara.  La Madre sintió un aliento caliente cuando las garras del dragón se hundieron repentinamente en su espalda arrancándole un terrible grito de dolor cuando su cuerpo estaba en el aire.  En un movimiento desesperado, llegó a atacar a su oponente. Su espada no llego a acertarle, pero fue suficiente para que el dragón la soltara.  La Madre se derrumbó en el suelo.  En un último esfuerzo, el Kingu rojo se lanzó hacia ella, pero ella lo partió en dos a con la espada de cristal.  Barbélu retomó rápidamente sus sentidos y se precipitó hacia el dispositivo en forma de huevo.  Su espalda le dolía terriblemente, pero las heridas ya estaban cerrando gradualmente.  Se deslizó a la parte posterior de la cabina y tomó al piloto Kingu verde por el cuello.  Con la otra mano, ella le dio el cristal para que lo inserte en el tablero de a bordo.  La Madre le ordenó quitarse rápidamente y se dirigió hacia la ciudad de metal.  Todos los sentidos de Barbélu estaban alertas.  Al salir, ella escuchó una discusión que su hermana compartía con su fiel dragón llamado Osama:
- No se alarme, Madre. - dijo el Kingu rojo.  Su hermana se lo devolverá antes de lo que piensa.  
- No, vamos a tener que sortear la trampa que le espera.  A continuación, voy a considerar el plan del que te hablé.
- No puede hacer eso, Madre!
- No tenemos otra opción.  Nuestro futuro común depende de su aceptación de cara a la evidencia...




[1] [102]. Del griego antiguo, literalmente. "Extranjero", "nacido en otro lugar."
[2] [103] Llamamos a esta catástrofe, la gran extinción del Pérmico, oficialmente situada hace aproximadamente 252 millones de años.  Casi el 95% de las especies vivas terrestres y acuáticos desapareció durante un periodo de aproximadamente 60.000 años.  Esta es la mayor extinción en masa que se haya registrado en los estratos terrestres.  Sólo sobrevivió el 10% de la biodiversidad.  Un aumento de al menos 5° C se instaló en todo el mundo.  Este aumento general de la temperatura liberó los gases tóxicos. Esto produjo la liberación de hidrato de metano y de carbono 12 por el calentamiento de los océanos.  También sabemos que los antiguos volcanes en Siberia expulsaron casi 3 millones de km3 de lava sobre una superficie de unos 200.000 km2. Los gases liberados durante estas erupciones también condujeron a un cambio climático catastrófico en la Tierra.  La ceniza volcánica pronto llegó a la estratosfera, impidiendo parcialmente que la luz solar pase a través de la atmósfera.  La Tierra experimentó un rápido calentamiento, seguido de un invierno nuclear, y de un nuevo calentamiento intenso que duró hasta finales del Triásico, unos 200 millones de años.  Fue después de este desastre que aparecieron los verdaderos dinosaurios.
[3] [104]. US-AMA, literalmente  "El apoyo a la madre" en la antigua Sumeria.
[4] [105] A la luz del texto Pisits Sophia y sus comentarios, sabemos que muchas escuelas gnósticas estaban considerando una segunda Pisitis Sofía, hija de la original y primera. Esta segunda Sophia inferior (Suhia en nuestra historia) parecía una creación imperfecta que intentó, al igual que su madre (Pistes en nuestra historia), salir del Pleroma (el mundo de la creación), pero cayó en el caos de la materia para en última instancia fusionarse con ella. Su caída y sus errores son una repetición del acto inicial de su madre.  De la masa que la envolvió durante su caída, ella formó el mundo de la materia y el nuevo cielo.  En un primer tiempo, estaba feliz de dirigir la formación de la materia (proyecto Numun) pero rápidamente sufrió su aislamiento dirigiéndose a Dios (la Fuente) en sus oraciones.  No sabemos si la madre o la hija sufrió más y sigue siendo desde hace mucho tiempo prisionera del caos de las formas. Aun así, que de acuerdo a la Pistis Sophia, su hermano y su marido (en uno o en ambos), llamado el Cristo, que ella había dejado precipitadamente, con el tiempo vino a su rescate...Sobre este tema ver el comienzo de la versión completa del Secreto de las Estrellas Oscuras (ediciones Pahana Libros, 2015). 

4 comentarios:

  1. Hola... Una pregunta? Entonces Berbelu es la reina Pistes y la reina Tiamat?
    Y que relación tiene el planeta dubku (la tierra) con el duku de las pleyades, el planeta sagrado de los ginabull? Gracias...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no creo que haya una relación directa entre Dubku y el Duku, salvo que suenan parecidos los nombres

      Eliminar
  2. Barbelu es una reencarnación de Pistes, o almenos hay una conexión álmica. De Tiamat no dice específicamente nada aún, pero citando:
    "- Tu destino no está en mis manos, sino en las de Nuréa, - dijo Suhia jadeando.
    - Nuréa, Nuréa! ¿Quién es esta Nuréa que mencionas constantemente?
    - Es una Santa Gina'abul. En el futuro, será una de tus hijas. Tu destino y el de ella están vinculados para siempre. Si morimos todos hoy, nunca la conocerás y tus hijos abandonados en los meandros de la paradoja del tiempo. Sin más, tú tienes que escribir la historia de tu alma!"

    ResponderEliminar