jueves, 5 de noviembre de 2015

EL DESPERTAR DEL FENIX 1ra Parte INSTRUCCIONES DEL HALCÓN CAPITULO 1 El LEGADO DE ASAR

EL DESPERTAR DEL FENIX


1ra Parte

INSTRUCCIONES DEL HALCÓN

CAPITULO 1
El LEGADO DE ASAR

..

 "Osiris [...] hizo varias cosas útiles a la sociedad humana: Abolió la costumbre abominable de los hombres de comerse entre sí, y estableció en su lugar el cultivo de hortalizas y frutas. Isis, por su parte, les enseñó el uso que puede hacerse del trigo y la cebada que eran previamente desconocidos y despreciados [...] Antes de salir (para conquistar y civilizar el mundo), Osiris dio a Isis la administración general del estado, ya perfectamente afinado, y llamó al consejero y ministro Hermes (Thoth), el más sabio y fiel de sus amigos.  (1)
Fragmentos de la Historia Universal de Diodoro de Sicilia,
traducción del Abad Terrasson, París, 1737



Hace poco, Djehuti (Thoth) me dio este mensaje redactado por mi padre antes de ser derribado en tierra de Kemet (Egipto). Djehuti es la memoria de nuestra raza. Cuenta con un gran número de registros que pertenecen a nuestro pueblo y al gran Sa'am-Asar (Osiris el asesinado). Sospecho que mi progenitora tiene otros archivos de mi padre. La Madre del Trono posee el gusto por el secreto. Las memorias de nuestro fundador son por derecho su propiedad.
Las observaciones de Sa'am son un reflejo de las sensaciones que me da: suaves, románticas y lamentos. Mi padre no tenía la esencia de un guerrero, era un débil! ¿Cómo sobrevivió tanto tiempo? Es un misterio. Tenía sus guardaespaldas, sus fieles Shemsu (siguientes) y los Urshu [[1]] (observadores), los que nuestros enemigos Anunnaki siempre llaman Nungal. Ambos grupos ahora asumen el nombre de Khentamentiu (''Los Primeros de Occidente"). Pero Asar (Osiris) cometió el error de introducir a su casa, entre sus más fieles partidarios, los miembros Shemsu del actual Oriente, que son los que están mezclados con la humanidad. Qué ingenuidad y qué desastre!
He leído varias veces este fragmento almacenado en un pequeño cristal de color gris azulado. Todo el mundo parece conocerlo entre nosotros. No sabemos la fecha de composición, pero sería el último documento escrito por la mano de nuestro fundador, mientras trataba de repeler los ataques de su enemigo. Sin duda es posterior a su última entrada registrada en el cristal Ugur. Quiero demostrar que Asar se expresa exclusivamente en Re'enkemet (Egipcio). Así que fue antes del gran combate, y antes de la explosión de la colina primordial que mató a mi abuela Nut (Nammu). Todos los míos veneran este texto que aparenta una ensoñación poética, por la que sólo yo tengo desprecio.
Así dice el gran Asar, mi predecesor y progenitor antes de su caída final y predecible:
Este mundo es ganado poco a poco por una intensa burla. La fuerza de ocupación milenaria a la que pertenezco ha derramado sus tormentos en toda Uras (Tierra) como lo haría cualquiera de estos virus en los que he trabajado en varias ocasiones para la familia Anunna. No tengo el gusto de la genética. Me disgusta hasta el punto más alto!
Entregué mi cristal Ugur a Aset (Isis). Ella tenía grandes dificultades para mantenerlo en sus manos. O bien es el dolor que contiene lo que molesta a mi amada, o se trata de la historia relacionada al suicidio de la hija de la vieja reina de Duku, que sospecho sea la causa. Mi esposa siempre ha tenido problemas al posar sus ojos sobre el cristal de nuestra madre. Maldito sea este mineral de reflejos verde azulados!
Me retiré del dominio marítimo ahora fragmentado. Aset ha tomado en sus manos los asuntos del país. Actualmente es Djehuti (Thoth), quien ayuda a hacer frente a las intrigas y a mantener una paz todavía precaria. A'amenptah (Atlántida) está constantemente expuesta. El futuro de la A'amenptah es frágil; todo los Gina'abul tienen sus ojos puestos en la antigua Dilmun.
Exploro el mundo con mi nave Nisighu (Pájaro Azul), mi tipo de dispositivo "Iníuma" (''larga distancia ''). Cuando está en el agua, con las alas plegadas sobre sí mismas, nosotros la llamamos Muna'abge.[[2]] En medio del océano orgulloso, el agua se rompe a sus lados y crea poderosos remolinos que no me canso de contemplar. Surgen de ellos como brazos y me enfrentan como rogándome rescatarlos. Todavía queda mucho por lograr. Dejé lo que más me gusta en el mundo para ayudar a la humanidad. Se trata de mi decisión dolorosa y mi misión definitiva.


[1]. Nisighu ("Pájaro Azul"), el barco de Enki-Osiris en posición MUN-A'ABGE ("el beneficio que sujeta el mar"). Este dispositivo podría tanto volar en el espacio como navegar en el agua o bajo el agua. © 2010 antonparks.com

En los albores del tiempo, fui creado sin tener un género. Mi madre me había otorgado el derecho de unir la esencia primordial para elevarme a mí mismo hacia el rango más alto. Irónicamente, estoy de nuevo hoy sin atributos. Por otra parte, estoy separado de mi doble inversa (alma gemela), atormentado por el recuerdo de mi negligencia pasada. La cara de mi gran esposa real a menudo aparece como indulgente. Su voz suave mezclada con el viento y el aire fresco de los alrededores. El suave oleaje a los lados de mi nave me vuelve a conectar con su dulzura y los sonidos suaves de sus pasos. Su risa ligera a menudo resuena en mi cabeza.
Me estoy ahogando en el trabajo. Aprendo el idioma de los felinos Urmah, los Kadistu (planificadores) de Sah (Orión), que han salido de la red subterránea del Gigal, situada en la tierra de Kemet (Egipto). Yo he duplicado toda la información acerca de su idioma, todo lo que estaba en el Ugur. Era mi madre quien los había agrupado cuando ella estaba en contacto con los Urmah mucho antes de nuestra llegada a Uras (Tierra).
Lo hemos modificado ligeramente para nuestro propio uso. Progresivamente nos comunicamos verbalmente a través de este notable dialecto que hemos llamado "Re'enkemet" ('' la boca de Egipto "). Por lo tanto, debemos adaptar nuestros diferentes nombres comunes y las denominaciones comunes a este lenguaje. En algunos aspectos, el lenguaje de los Urmah es similar al nuestro, pero algunas de sus características son más simples. Su ritmo es más lento que nuestro Emenita (lenguaje masculino), y no incita en absoluto a la misma reflexión, lo que perturba terriblemente a los Anunnaki. La entonación es más "redonda" como el Emesá (lengua matriz) de nuestras sacerdotisas. Su alfabeto tiene una mayoría de raíces de a tríos de consonantes.
Los Anunnaki descifran poco a poco nuestras codificaciones Emesá (lengua matriz), Djehuti (Thoth) perfecciona el sistema caligráfico Re'enkemet componente de signos figurativos que ya utilizamos en nuestras comunicaciones internas. [[3]] Es hora de ir a otro sistema más seguro. El espíritu Gina'abul tiene capacidades extraordinarios de concentración en comparación con la mayoría de las otras especies vivientes. El Re'enkemet (Egipcio), sobre todo en su forma escrita, perturba magníficamente el razonamiento de nuestros oponentes.
Cuando mi nave de reflejos azules se detiene en la orilla de A'amenptah (Atlántida) o Kankala (África), Aset y yo nos reencontramos lo más posible, y con la mayor discreción para no llamar la atención. Tenemos que ser prudentes. Temo por su vida más que por la mía. Estas son las únicas ocasiones en que deja su dominio Yu-Shut (isla del huevo) y su palacio de mármol blanco, con sus jardines seguros. Yu-Shut es la isla central del archipiélago real de A'amenptah. Sin embargo, a veces Aset visita periódicamente Kemet (Egipto) y ocupa el Gigal subterráneo de los Urmah. Por lo general, es escoltada por cincuenta Shemsu (siguientes) que pertenecen a Her-Ra, hijo y amante de nuestra madre Nammu. Mi amada por lo general viaja en su nave real. Si la ruta es demasiado larga, Aset se transporta por el aire, en un Maga´an (carguero).
Durante nuestras reuniones clandestinas, tiendas de campaña se erigen a toda prisa y los músicos que nos acompañan tocan toda la noche para nosotros. Apreciamos contemplando las estrellas que se encienden una a una en el cielo profundo. Arpas y flautas comienzan deliciosas y embriagadoras melodías. A continuación, pasamos la noche en nuestra tienda real o en una de nuestras naves, uno contra el otro, llevados por una ternura infinita. Aset siempre me da su esencia de la vida, que me aporta sostenibilidad y me ayuda a soportar el KI (Tercera Dimensión).
Por la mañana, nos separamos con dificultad. Aset es la primera en levantarse y salir. Debemos actuar con rapidez por seguridad. Ella se embarca a toda prisa en su nave escoltada de cerca por numerosos soldados. La nave levanta el ancla. La última imagen que entonces contemplo es el de la mano que se mueve bajo los flecos del toldo del buque real. Ella nunca se queda mucho tiempo en el puente.
Nos embarcamos rápidamente hacia el mar. Cuando los vientos soplan y el cielo se oscurece de nubes amenazantes, oigo que me reprochan amargamente sobre mis debilidades, lo que pasa de la risa al llanto. El rocío abofetea mi cara y se extiende a mis labios ardientes por la sal. Muna'abge se hunde en el seno de las olas y los rasgos de Ninanna-Nebet-Hut (Inanna-Neftis) se me aparecen en las corrientes oscuras. Nunca me había dado cuenta de su belleza antes de caer en sus brazos! Nebet-Hut parte de un mismo código genético que Aset, es de creer que ella habría sido engendrada por el clan enemigo para reemplazarla. Pero nadie vio nada, ni siquiera yo, probablemente debido a que la nieta de Enlil posee el gen Babbar (albino), como su padre y su abuelo. Nadie menciona el tema hoy en día, el tema es tabú. Sólo An, Enlil y los padres de Nebet-Hut deben saber la verdad sobre sus orígenes genéticos. Mi madre Nammu siempre ha tenido un gran afecto por Nebet-Hut, creo que ella lo había descubierto todo y encontró en ella un reflejo de su hija perdida... Pero un día, ante el asombro de todos, volví con la verdadera Sé'et, la antigua reina de Duku...
Después de la tormenta y sus potentes remolinos, los olores de tierra húmeda nunca están lejos. Yo llevo mi esencia de más allá de las tierras salvajes para proporcionar comida y cultura a los pueblos perturbados por la ocupación Anunnaki . He viajado por las olas brillantes hacia los cuatro puntos cardinales sin cansancio. A menudo hacemos escala en Adin, a orillas de E-Dilmun, la nueva Dilmun. Adin es la provincia soberana de los Shemsu del Este. Los Urshu (vigías) Ra son los fundadores de este territorio volcánico. La región es rica en todo tipo de materiales y alimentos.
Frente a E-Dilmun y Adin está el país de Bun'd ("el bastión de la rebelión"). Aquí es donde se encuentra la mayor parte de nuestra riqueza. Las tropas de Setes han tratado repetidamente de apropiarse del país de Bun'd, pero aseguramos nuestros ejércitos. Bun'd sustituyó a la antigua Dilmun - nuestra A'amenptah (Atlántida) destruida - que ya no pudo ofrecer a mis colonias en Kankala (África) los alimentos y los bienes. Nuestros depósitos de alimentos y suministros son a menudo apilados en el Nisighu (pájaro azul). Nosotros transmitimos a los pueblos, afectados por el adoctrinamiento de mis Kuku (ancestros), nuestros diversos lenguajes y materiales para darles la autonomía que necesitan para hacer frente a nuestros enemigos. Coloqué el metal en las manos de algunos de ellos. Les mostré el uso extensivo que podíamos hacer. Pocos de ellos se atreven a usarlo de nuevo, pero ahora saben la diferencia entre el bien y el mal.
[2]. Mapa del poder entre los ejércitos de Osiris/Râ y de Seth antes de la muerte de Osiris y el gran diluvio de 10.000 antes de Cristo. Adin no era una ciudad, sino una provincia soberana de Ra. En ese momento, los polos de la Tierra se invirtieron. Encontraras en la historia más detalles de las áreas de E-Dilmun (Yemen, Omán), Adin (Aden) y Bun'd (Punt).

Estábamos a las orillas de Tuwakadsi (en el continente Americano)[[4]]. Los Sinumun ("descendencia de luz" = Amerindios) viven en paz, aunque había conflictos entre clanes. El contacto con ellos no es fácil; los Sinumun [[5]] siempre me reprochan por no haberlos apoyado durante su conflicto con la antigua Dilmun (Atlántida). Yo no les podía dar un fuerte apoyo en el momento, porque yo era originalmente el fundador de la antigua Dilmun, y nosotros estábamos apoyando las acciones clandestinas de Ninanna-Nebet-Hut (Inanna-Neftis), que era la soberana de mi antiguo archipiélago real. En ese momento, empecé a viajar por el mundo y Aset aún no quería gestionar mis dominios. Ese tiempo fue poco después del regreso de mi amada entre los vivos.
Fue un periodo de gran inestabilidad global. Por primera vez en nuestra historia, una facción Gina'abul se atrevió a dominar abiertamente al resto del mundo, a sabiendas de mis Kuku (ancestros). Sólo una persona que pertenezca a la familia de Enlil podría reclamar y lograr tal hazaña; fue por eso que a Nebet-Hut se le concedió plena autoridad sobre A'amenptah. Me pareció que era un plan estratégico. Sin embargo, Nebet-Hut siempre tuvo hambre de retos y hazañas, y ha impuesto a los Sinumun (nativos americanos) como a otras tribus, un conflicto sin precedentes.
Nebet-Hut había encontrado aliados Gina'abul y humanos en todo el mundo con el objetivo de desafiar a la autoridad suprema de Kalam (Sumeria). Nuestra intención inicial era obtener una autonomía para A'amenptah que definitivamente se separe el archipiélago real del poder soberano de Kalam. Pero la sed de poder de la niña de Enlil no tenía límites. Observando la eficacia de sus primeros esfuerzos, Nebet-Hut deseo fatalmente ir más allá y hacer de A'amenptah el centro de todos los poderes del mundo de la superficie. La autonomía del archipiélago no era suficiente para ella. Nebet-Hut había corrompido a muchos humanos prometiendo lo imposible. Su plan era presentar y conectar todas las tierras habitadas y, en su fase final, poner de rodillas a Kalam (Sumer). Nebet-Hut habría tenido que conformarse con sacudir el poder de mis Kuku (ancestros) y ver su reacción en lugar de tratar de prolongar la embriaguez de sus primeros triunfos. Ella no tenía ningún plan estratégico. Nosotros le aconsejamos, pero ella no nos escuchaba. La respuesta de mi padre An y de Enlil era clara: los Anunnaki han utilizado el arma de cambio climático para lograr sus fines. El mundo se derrumbó sobre sus cimientos, y, enfermo como siempre lo ha hecho; el régimen Anunnaki podría domesticar a los sobrevivientes de acuerdo a sus requerimientos. Todo tenía que ser reconstruido de nuestro lado, pero A'amenptah (Atlántida), la antigua Dilmun, ha mantenido su independencia.
Kemet (Egipto), es mi nuevo intento, mi tierra de asilo donde mis fieles seguidores quieren recuperar las esperanzas. La he descuidado por demasiado tiempo como una tierra salvaje, ahora son los restos de la última unidad planificadora de Uras (Tierra). Nunca ha estado totalmente abandonada, dejé allí varias divisiones de Urshu (observadores) para proteger sus fronteras. Kemet, País de la Luz, del agua y la arena, que mezcla la sequía y la húmeda. Un olor familiar emana de allí después de las grandes inundaciones anuales. Es a través del aire o por las olas que me volveré irresistible a ti. Cuando salgo con mi Nisighu (pájaro azul) es para descansar y preparar una nueva tierra de descanso para mis compañeros en una paz duradera. Pero esta paz está contaminada por mi eterno oponente. Los Anunnaki han comenzado, en los últimos años, una campaña de invasiones. Una vez que el país sea seguro y crezca gracias a las riquezas de Bun'd, yo traeré a Aset de forma permanente.
Her-Ra ha propuesto varias veces utilizar la región de Adin como un centro para proporcionar a nuestros enemigos con materias primas, a fin de "apaciguarlos". Pero yo me opongo formalmente, los Anunnaki sólo necesita racionar su propio oro y minerales, así como sus víveres.. Hace milenos que se sirven en mí y en los míos, y ellos se benefician de nuestra indulgencia! Que ellos trabajen y dejen de beneficiarse de la raza humana y de mi familia!
Nos instalamos en el borde del gran río de Kemet, luter-A'a (' 'gran río ": el Nilo), cerca de las Montañas Rocosas y sus fallas naturales, abiertas durante un antiquísimo deshielo. Esto es de acuerdo a los planos, las grandes carreteras atraviesan la vasta estepa hasta los confines de Kankala (África). Enfrente, se encuentra A'amenptah (la Atlántida)[[6]] en primera línea, el dominio de Sekhet-Hetep (el campo de la paz), seguido de Yu-Hetep (Isla de la Paz) y Yu-Él (Isla de combate).
Implementamos nuestro campo según el rito de los cuatro puntos cardinales. Mis guardias han reconstruido su hábitat, PerUrshu (morada de los observadores). Su forma designa la señal divina "Neter" (dios), para señalar nuestra presencia en esta ubicación. Acabo de construir mi residencia acuática justo detrás. El agua subterránea es importante en este punto y tuvimos que construir cimientos profundos. Hemos puesto bloques de granito y montamos el templo allí. Se parece un poco a mi antiguo E-Abzu de Nunkiga (Eridu) que había construido en madera caña y piedra. Éste es mucho más masivo e imponente, es una residencia para la eternidad. Yo, sin embargo, la he escondido bajo una colina artificial de manera que este fuera de la vista. Aquí es donde me refugio, y trato de olvidar por un momento lo que está pasando en mi propia tierra. Mis guardias llamaron a mi templo subterráneo Enkhu'ur ("para la gloria del príncipe").


[3]. Signos sumerio arcaicos de LA: "plenitud", "abundancia", "felicidad", "salud". Es posible que exista una relación entre el signo sumerio y el egipcio, "Neter" (dios). Entre los antiguos, los dioses y sus dominios se suponía de hecho que traían la plenitud, abundancia, etc. Es esta forma de L invertida que lleva el Per-Urshu los seguidores de Osiris.

Mis Abgal me ayudaron con el Enkhu'ur acuático. Ellos me apoyan admirablemente. Pasamos juntos días completos en el elemento líquido regenerador. Sus canciones melodiosas resuenan en todo el edificio. Consiguen exaltar todo mi ser y participan en el recogimiento interior. Ellos curan las heridas de mi corazón.
El país está experimentando una grave sequía, el clima se calienta. Nosotros, Gina'abul, conocemos bien esta aridez, pero los seres humanos están luchando para soportarla. En temporada alta, el laúd-A'a (Nilo) está muy bajo; nunca lo he visto a este nivel. Por lo contrario, cuando las precipitaciones son abundantes en el corazón de Kankala (en África), el laúd-A'a se  vuelve impredecible. Por lo tanto, sus caudales pueden ser devastadores durante las inundaciones. Algunos pueblos se han trasladado hasta el río. Los seres humanos deben hacer sus campamentos más hacia el interior, mientras el curso del gran río está desregulado. Les explicamos cómo reconocer el momento de la gran inundación anual.

[4]. Reconstitución de Per-Urshu por los seguidores de Osiris en sus días de esplendor. Hoy un nuevo templo fue reconstruido sobre el de Sethy 1er. La colina donde estaba el Enkhu'ur acuático y subterráneo de Osiris, ahora llamado Osireion, está justo detrás.

En el área geográfica que ocupamos, también les enseñamos a algunos de ellos las técnicas de selección y cultivo de cereales. Esto les da una autonomía adicional, porque no podemos suministrarles tanto a ellos como a nosotros en todos los frentes. Mis Urshu (observadores) y Shemsu (siguientes) se ubican dónde pueden. La situación geopolítica está caliente. Los Anunnaki han quemado varias veces nuestros cultivos porque desean intercambiar sus antiguos granos del Edin (la llanura mesopotámica) por los nuestros de Kankala, Bun'd y E-Dilmun. Sé por espías que los Anunnaki quieren iniciar un cultivo en el Dukug (Tauro) y usar sus antiguas semillas de Edin de las que tienen monopolio. La gran llanura entre los dos ríos sagrados no es más que un enorme desierto salvaje donde casi nada crece a medida que el suelo se trabajó sin descanso en las garras de los Usumgal. Como ya he mencionado, me opongo firmemente a los intercambios con nuestros enemigos. Que se valgan por sí mismos! Nosotros tenemos nuestro propios granos.
Tenemos que hacer frente a los ataques incesantes de los Anunnaki que abordan nuestros territorios. Enlil y sus soldados maltratan y sacrifican a los seres humanos que están en nuestras tierras. Mis Shemsu contienen sus ataques a lo largo de Kem-Ur (el Mar Rojo). Los ataques de nuestros adversarios son importantes en los territorios de Sti (Nubia), donde tenemos muchas canteras de Nebu (oro). Como ya no proporcionamos al régimen de Kalam el Nebu, tratan de invadir estos dominios estratégicos. El Nebu siempre sirve como su componente activo y fijador en la mezcla de lo que les da la continuidad de la vida. Mis Nungal (grandes príncipes) nunca lo han necesitado, ya que poseen el gen real Kingu.
La vida tranquila y agradable que una vez conocimos en los países de los antiguos Urmah es un recuerdo lejano. Kemet (Egipto) sufre un descenso progresivo de la población debido a los repetidos ataques de nuestros enemigos. Mi hermano Her-Ra (Horus el viejo) y sus guerreros nos echan una mano, pero los Anunnaki son muchos, demasiados. Her viaja por el aire y despliega sus tropas en la batalla desde arriba. Su guardia es tan formidable como misteriosa, nadie la ha visto nunca de cerca. Después de un enfrentamiento en tierra en la que él participó, el gran Ra no volvió jamás al escenario de la batalla y desapareció rápidamente por vía aérea.
Los seres humanos nos apoyan en la batalla; les enseñamos a utilizar y a construir armas. Algunos usan armas de piedras y otros de metal. Estos dos tipos de armas son igualmente formidables. El metal se lo entregamos nosotros, pero algunos humanos en Kankala (África) ya poseen tal conocimiento. El suelo de Kankala contiene los mayores minerales reducibles que conocemos, así como importantes depósitos de sal que favorecen la producción de hierro.
En la opinión de algunos de nosotros, yo nunca tendría que haber introducido armas en el mundo humano. Aset (Isis) y yo pensamos que fue una buena decisión porque les permiten a los humanos responder a los ataques de los Neteru (dioses) de la sombra. Las armas humanas no sirven para hacer la guerra, sino para defenderse contra los opresores venidos del cielo. Observamos e identificamos problemas, por ejemplo, las sangrientas luchas entre tribus impulsadas ​​por la ciencia de las armas que hemos puesto en sus manos. Sin embargo, nos mantenemos vigilantes en este punto, y mis Urshu de las llanuras (vigías) no cesan de monitorear a nuestros protegidos.
Sin embargo, las luchas provocadas por las invasiones de Enlil, y de sus hijos de la revuelta, constantemente arrojan muerte y terror sobre Kemet (Egipto) y parte de Kankala (África). La mayoría de las batallas se centran en Sti (Nubia) y se extienden hasta las fronteras de Bun'd (Punt). En Sti, los depósitos de Nebu (oro) y de sal, atraen a los Anunnaki, tanto para la alimentación como para la fabricación de hierro. Nuestras tropas, disminuyendo, no pueden proteger a los humanos. Los soldados de Enlil tienen la misión de no dejar sobrevivientes: mujeres, niños y ancianos nunca están a salvo. Después de un ataque por los Anunnaki, cuando rara vez encontramos sobrevivientes, por lo general quedan presas del terror.


[5]. Cuchillo de pedernal romboidal con una longitud de 24 cm. Pieza Bifacial serrado datada en la época predinástica de Naqada. Museos Real de Arte e Historia, Bruselas, E-5006.

Tuvimos que luchar contra varios ataques sorpresa y divisiones de combate de los hijo de la revuelta a lo largo de Kem-Ur (el Mar Rojo). Hice repatriar a Kankala cinco regimientos Shemsu de Yu-Hetep (Isla de la Paz) y de Yu-Él (Isla de combate) de A'amenptah (Atlántida). También alisté soldados de Her-Ra (Horus el viejo) entre los míos, y otros con los que no pude hablar - algunos de ellos se unieron a mi guardia personal. Cuántas veces me encontré en el tumulto teniendo que luchar para dar el ejemplo. Enlil desea encontrarme cuerpo a cuerpo en combate.
Una gran batalla final parece prepararse, pero no sabemos cuándo y dónde puede explotar. Le pedí a mi padre que contenga a Enlil, y me dijo que ya no tenía ninguna autoridad sobre él. Luego le implore que me envíe algunos batallones de soldados de Deser (Marte). La respuesta del gran An fue predecible: "Un Anunna no puede luchar contra su hermano". Estamos preparados para asumir una lucha muy larga, donde sabemos lo que está en juego, pero no sabemos el resultado. Que La Fuente este conmigo, y con los seres humanos y Neteru (dioses) que quieren una paz duradera en este planeta. Que todos mis antepasados del ​​más allá escuchen mi oración.




[1] El término egipcio Urshu ("vigilantes" o "observadores") se refiere a una clase de seres divinos, cuyo papel es observar o velar. Diferentes descomposiciones de esta palabra en sumerio nos dan UR-SU, "de alto rango (s) Guerrero (s)" o "Fuerza de Lobo", o ÙRSU4, "la determinación de la bóveda". En la imaginería egipcia, los guerreros Urshu de Osiris son generalmente reconocidos por usar una máscara de lobo, mientras que los de Ra y Horus acompañarán a los que más tarde llevan una máscara de halcón.
[2] MUN-A 'AB-GE es el nombre sumerio de la embarcación de Enki-Ea, que se traduce en "el beneficio que sujeta el mar." Nos encontramos con este término en la forma babilónica Mun-abge "benéfica sobre las olas." Tenga en cuenta que el nombre asirio de "Enki-Ea" ("Osiris" en Egipto) es "Nuah", que extrañamente recuerda al "Noé" bíblico. "Nuah" es también el nombre del patriarca que pertenece a las tradiciones del pueblo chino Miao. Según Edgar A. Truax (ver Truax, EA, El Génesis según el Pueblo de Miao, de 1991 http://www.icr.org), el patriarca Nuah, su esposa Gaw-Boluen y su familia habría sobrevivido a la inundación en su gran nave y habría salvado muchos animales.
[3] Probablemente una versión antigua del sistema jeroglífico que encontramos en Egipto.
[4] TU-WA-KAD-SI en lengua matriz (sumerio-acadio), "que ofrece el renacimiento y fija la luz." Este es el continente donde los sobrevivientes de Kasskara (Mu) se refugiaron después de la destrucción de su mundo. Nos encontramos con este término en el idioma Hopi como Tuuwaqatsi, el continente americano o donde los antepasados ​​de los indios americanos se refugiaron después de la guerra entre los antepasados de los Atlantes. La traducción estricta de este nombre en Hopi es Tuuwa ("arena", "tierra") Qatsi ("vida"), es decir "tierra viva". Tuuwaqatsi es considerado el cuarto mundo bajo el nombre de "mundo completado" en el Libro de los Hopi como "el país hermoso para todos los hombres" por Oso Blanco en el libro Kasskara und die Sieben Wellen JF Blumrich (Knaur, München, 1979-1985).
[5] Es el pueblo amerindio. Puede incluir el término sumerio SJ-NUMUN ("descendiente de la luz" o "semilla radiante") en la palabra de los Hopi de Arizona Sinom, cuyo significado es "la gente (Indios)", tomadas de " una persona (india)".
[6] Los principales restos son probablemente las Islas Canarias (ver El Testamento de la Virgen de la Editorial Nueva Tierra).

2 comentarios:

  1. lo estan traduciendob!! y se sube por capitulos , paciencia ...! ya leiste los dos tomos anteriores? q opinion tienes? como los sientes??

    ResponderEliminar