sábado, 2 de abril de 2016

T0 PII C5 LA SOMBRA GA'ANZIR

5

LA SOMBRA GA'ANZIR

"[... Entonces apareció] un aborto sin consciencia.  Como una sombra, se formó en una vasta sustancia acuosa. La cólera nacida de la sombra fue así expulsada en una parte del caos. En aquella época, apareció una (nueva) sustancia acuosa y este muérdago que había penetrado en ella fluyó, apareciendo en el caos. Al igual que en su casa que da a luz prematuramente, todos sus excedentes son rechazados, así era la sustancia [acuosa] nacida de la sombra y expulsada aparte. La sustancia no había salido del caos, sino que estaba más bien dentro del caos, en una región del mismo. "
NH II, 5 -Del origen del Mundo, 99.9 -99.22





Gírkù-Tila Nuréa / Dili-ME-la

"Los lti (meses) pasaron dentro de la excitación e inquietud. Barbélu fue varias veces al Palacio de Ónix e inspeccionó la sala de incubación abandonada hace mucho tiempo por la realeza. Allí, se encontraba la Inkubara [[1]] con sus tres grandes fosas anchas y ovales cavadas en la cámara de ovoposiciones, en torno a las cuales las santas soberanas velaban pacientemente día y noche. La ovoposición real y la incubación formaban en otros tiempos dos rituales públicos que reunían a grandes multitudes. Filas interminables avanzaban en silencio para contemplar el milagro de la vida.  Aquí se llevaban a cabo en alegría, los nacimientos de los linajes reales antes del advenimiento de las Agarin de la Sombra.  Los nacimientos en el mundo de sus antepasados se realizaban al lado, en la antesala secreta separados por los tabiques Mar de metal denso, razón por la cual estas ovoposiciones se llevaban a cabo en la más estricta confidencialidad. Una de las hermanas de Barbélu custodiaba este lugar sagrado que las personas visitaban como una pieza de museo.
Después de varios Limamu (milenios), los Musidim emplearon cada vez con más frecuencia las Uzumua (matrices artificiales) para diseñar a sus descendientes.  Cada soberana procreaba aun de forma natural, pero en otro lugar en las alturas de la ciudad, cerca del palacio real del Templo Alto.  Por lo tanto, los rituales se convirtieron en acontecimientos privados lejos de la gente y de las festividades. El aumento de las Agarin de Pistés trastornaba completamente los hábitos de los Forjadores de Vida. Una ley aprobada después de la guerra obligaba a las madres a dar a luz de forma natural no más que una sola vez en sus vidas.  Se controlaba estrictamente cada nacimiento y los sacerdotes del Gran Oráculo examinaban minuciosamente a cada niño.  Redoblando la atención cuando era una hembra.  Además, el auto-engendramiento fue completamente prohibido y condenado severamente.
Como venganza, a las Matriarcas Oscuras, les prohibieron toda procreación natural y las exiliaron al segundo astro de la Casa-Madre. El primer linaje de Matriarcas de Suhia se encontró con la imposibilidad de dar a luz y de perpetuar su familia. Una especie de anatema había golpeado su existencia, porque todas pertenecían, a pesar de sí mismas, al pesado pasado de las Reverendas Agarin.  Su punto común con estas últimas creó una verdadera desventaja.  Además, la traición de su madre Suhia no ayudó de ninguna manera a su situación. Sin embargo, con su amabilidad constante durante varios Limamu (milenios), en el seno de los Forjadores de Vida, y su gran capacidad intelectual, aportaron mucho a la Casa-Madre desde el punto de vista científico. La familia real eventualmente les otorgó el derecho a multiplicarse por clonación usando las matrices Uzumua, pero cada nacimiento estaba bajo un control estricto.
Mientras que el primer linaje de Matriarcas vivía en Dubkù, el segundo se mezclaba con la población de Mulmus como fue el caso de Barbélu, digna descendiente de las guardianas del programa NUMUN. A diferencia de los antiguos Musidim, Barbélu y sus hermanas fueron dadas a luz en una matriz Uzumua. Ninguna conocía la felicidad de salir del huevo y el amor de una madre, o incluso el de un padre.  Ninguna tuvo la alegría de crecer como los antiguos Musidim, rodeados por los brazos maternales y el afecto.  Las Matriarcas Oscuras vivían a la sombra de sus predecesores con la imposibilidad de dar vida, una vida vibrante estaba enterrada en cada una de ellas.
Barbélu poso numerosas veces sus ojos en las tres fosas y en la fuente en el centro de la cámara de las ovoposiciones.  Estos instantes de recogimiento le procuraron una rara intensidad.  Soñaba con nostalgia con aquella era bendita que les permitía experimentar plenamente la naturaleza maternal en la plenitud de la procreación. Ella jamás daría a luz. Las Matriarcas se habían conformado. El temor de revivir el desencadenamiento de las Madres de la Sombra había tenido prioridad sobre las leyes de la naturaleza.

*
*       *

La erudita de los archivos sagrados dudó durante mucho tiempo antes de ir al Templo Alto.  Aún tenía que afrontar la mirada y las palabras de sus predecesoras, las Matriarcas Oscuras.  Luego de salir de la matriz Uzumua, una máquina la seleccionó para trabajar entre cuatro paredes en nombre de la ciencia.  Esta misma máquina transmitía con frialdad su nombre: BAR-BÉ-LÚ, "El Espíritu que se comunica con el macho".  ¿Por qué esta maldita cosa mecánica la había reducido, desde el principio, a una mente simple? Nunca supo la razón.  Curiosamente, BAR también significa "extranjero".  Ciertamente Barbélu se consideraba a sí misma tanto como una extraña en este templo de Jade con sus instrumentos de cálculo como únicos compañeros, junto a sus conos de cristal y a sus colegas machos, individuos únicos con los que ella se comunicaba al mínimo.  Sin embargo, ella tenía una buena relación de trabajo con uno de ellos, su ayudante Mantara.
Ella pasó su vida prácticamente sola sin buscar jamás cualquier contacto externo.  Su vida social se limitaba en torno a la ciudad, para salir a comer o a bañarse en el lago del oeste.  Nunca se demoró, prefiriendo trazar su camino, con la cabeza abajo y rozando las paredes.  A veces viajaba hacia Hul, el planeta más cercano del sistema, para recoger sedimentos de roca que posteriormente traía para su análisis.  Por esto, utilizaba una nave para sus experiencias de estratigrafía y de recolección de rocas de diferentes planetas: una antigua máquina voladora Zuma de tipo 5.  Un dispositivo ciertamente algo tosco, pero lo suficientemente eficaz como para realizar, en vuelo tradicional, un ida y vuelta de Kastu a Hul en 1 Udh (día) solamente. Barbélu aprendió a navegar con esta vieja carcasa del tiempo de las Reverendas Agarin.  La tecnología del dispositivo estaba basada en el electromagnetismo.  La nave producía un fuerte campo magnético que le permitía deslizarse entre las dimensiones en donde la velocidad de la luz no es en absoluto la misma. Este proceso le permitía alcanzar velocidades extraordinarias en el sistema estelar de los Forjadores de Vida, sin tener que pasar a través de los túneles atemporales.
En resumen, la solitaria Barbélu sólo mantuvo relaciones, esencialmente dictadas por razones profesionales con sus colegas de los archivos reales del Palacio de Jade.  Sola, la Matriarca Oscura trabajaba en esta parte de la capital, donde todos habían olvidado su singular filiación.  Todas las otras Matriarcas presentes en Kastu servían en los templos religiosos o a la realeza; Barbélu nunca se juntaba con ellas.  Dura trabajadora, la astrofísica-archivista encarnaba el valor y la discreción.
Una noche, después de muchas dilaciones, cuando el día llegaba a su fin y la cúpula transparente dejaba entrever las estrellas, Barbélu tomó su coraje con ambas manos y se precipitó a las alturas de la ciudad real. Ella no iba a visitar el templo, ¡se dirigía al palacio real!  ¿Cómo lo abordaría?  ¿Tendría la audacia de agitar bajo sus narices el resultado de sus conclusiones y decirles: "Yo sé todo, el secreto ya no lo es"?  Para la ocasión ella portaba el tocado arco iris de las sacerdotisas cuyas órdenes provenían de la familia real.
En el camino, el sonido de las vajillas y cubiertos llegaron desde lejos, algunos cenaban a esa hora, otros descansaban o rezaban.  Las líneas delgadas de la ciudad se mezclaron con los colores sutiles de estanques y ríos.  Ella apreció los maravillosos olores que exhalaban de los jardines con canales de riego alineados con las flores.  Los Forjadores de Vida tomaban el agua helada del subsuelo de Kastu para distribuirla sobre la superficie. Como una suave caricia, una pequeña llovizna se difuminaba sobre rostro de Barbélu. Ya de noche, había comenzado la humidificación del suelo y de la vegetación con una amplia pulverización que se prolongaba hasta la mitad de la noche. Durante el día, siempre hacía buen tiempo bajo la cúpula planetaria cuya película fina captaba y propagaba los rayos de la luz divina del sol.
Una multitud considerable se reagrupaba diariamente alrededor del Templo Alto y de su palacio de bloques macizos de Jaspe rojo donde residía la familia real.  Cada noche, los sacerdotes del Gran Oráculo lanzaban bendiciones a la multitud en el patio erizado de pequeñas pirámides. La multitud era tan densa que algunos se encontraban, a pesar de ellos, empujados contra la sombra de los grandes pórticos que rodeaban el palacio real.  Los sacerdotes encendieron los faroles de plata cuando Barbélu se abrió paso entre la multitud alegre.  Ella cruzó el umbral del palacio, mientras que un hombre vestido de negro se adelantó a su encuentro.  Con un vistazo rápido se dio cuenta de que se trataba de una Matriarca en servicio.  Con un movimiento de su mano, la invitó a penetrar aún más cuando le pidió que por favor se cambiase rápidamente. Entró en la sala grande, débil y temblorosa, pero con un propósito. La habitación susurraba por el frotamiento rápido de las sandalias sobre las baldosas y, bajo el efecto de corrientes de aire creadas por los vestidos de hilado de las sacerdotisas de una habitación a otra, las cortinas diáfanas ondulaban en una armonía que habría podido considerar calculada.  Todo un mundo discreto y eficaz se apresuraba al servicio de la familia real.  Bandejas humeantes llenas de comida y de vajillas finas circulan en un ballet incesante.  Un grupo de músicos afinaba con delicadeza instrumentos de cuerda, muchos de los cuales tenían enormes cámaras de resonancia.  Verdadero ritual, el banquete de la noche constituía la única comida del día para la familia real.  Tal coreografía, de platos y grupos musicales se sucedían en un flujo ininterrumpido con el fin de evitar todo tiempo muerto.
Una sombra apareció detrás de una de las cortinas y, con un soplo discreto, llamó la atención de la erudita.  Volvió la cabeza y vio un brazo agitarse sobre el que brillaba una pulsera pesada. "Ven, sígueme", dijo una pequeña voz. Barbélu se sorprendió al obedecer de manera espontáneamente a esta seña desconocida.  A continuación, se dirigió hacia la parte inferior de la sala principal, corrió la cortina pesada y descubrió un pasillo descendente en el que había una silueta que se retiraba con un susurro no sofocado.  Barbélu siguió a un paso inestable.  Algunas piedras de fuego, establecidas en el suelo, daban una luz tenue al subsuelo.  Después de un viaje enigmático en este túnel sin fin, la joven erudita levantó una nueva cortina opaca que le mostró una gran habitación con poca luz donde flotaba un olor a incienso recién quemado.
- Entra y quítate el calzado, muchacha.
Barbélu dejó sus sandalias y sintió el frío suelo bajo sus pies súbitamente enfriados.  Con la espalda encorvada, incómoda, aventuró una mirada circular. No había ninguna luz externa en la habitación.  En el medio de un montón de cojines, cuatro Matriarcas Oscuras estaban allí, agazapadas en la penumbra, bajo la luz de aquellas llamas vacilantes. Todas llevaban la misma ropa y joyas, constituidas de un vestido verde adornado con bordados, y telas brillantes adornadas con pesados ​​brazaletes y pectorales de doble serpiente.  Sus tocados concordaban con sus sandalias de cuero con incrustaciones de joyas multicolores.  Hermanas gemelas para la eternidad, ellas portaban el mismo rostro que Barbélu.  Sin embargo, a juzgar por su comportamiento, estas Matriarcas pertenecían al primer linaje, el de Suhia.  A diferencia de Barbélu, conocían la alegría del entorno de un mundo natural, porque ninguna de ellas provenía de una matriz Uzumua.  Una de ellas la invitó a sentarse con una mirada austera y comenzaron a hablar de manera cortante:
- Su mascarada es conmovedora.  ¿Venir a molestar a nuestros gobernantes y a su familia en plena comida, para anunciar qué?
La otra tomo la palabra:
- Creo que se trata de secretos ocultos y no sé qué conspiración ocultada por nuestro rey y nuestra reina...
La tercera reanudó de inmediato:
- Nosotras seríamos todas cómplices, tus hermanas mayores...
Y la cuarta declaró:
- Habría un problema de espacio-tiempo.  ¡No se debe cruzar a través del Valle de las tempestades! ¿Has olvidado que todas estamos conectadas por el poder de Niama, razón por la cual sabemos tus planes?
Se quedaron en silencio a la vez y miraron Barbélu con una mirada desdeñosa.  Se instaló un profundo silencio, añadiendo aún más peso a la atmósfera.  La joven científica palideció y trató de dialogar:
- Yo...
- ¿Sí?  Lanzó una de las Matriarcas.
- Yo... creo que ustedes no entienden.  Yo fui solicitada para este trabajo hace muchos Iti (meses).  Acabo de enviar el resultado de mi investigación.
- ¡Bueno, nos lo puedes transmitir a nosotras!  Estamos capacitadas para decirte si puedes molestar a nuestros gobernantes.
- Bien, respondió Barbélu totalmente aturdida.  El largo reinado de las Agarin de las Sombras provocó la ira entre los sacerdotes del Gran Oráculo, debido a que el retorno de los soberanos Ea'am y Pistés parecía interminable a los ojos de la población de la Casa-Madre. Tras estudiar los archivos del Palacio de Jade, pude ver que los cambios políticos que tuvieron lugar durante la ausencia de nuestros soberanos, provocaron una energía que repercutió sobre el conjunto de nuestro Sistema Solar.  Este cólera es cuantificable de la misma manera que la energía.
- No entendemos en lo que te estás metiendo, dijo una de las Matriarcas superada.
- Un momento, si me lo permites, dijo Barbélu.  Todo evento, feliz o trágico, se refleja en cada uno de nuestros mundos.  En términos concretos, nuestras formas de pensamiento y acciones afectan el flujo del tiempo, cambiando el curso del tiempo. El dispositivo Zida de Ea'am y Pistés desapareció al comienzo de su viaje, pero siempre estaba presente en otro espacio-tiempo, como una energía dual. Conocemos este efecto desde hace mucho tiempo y este actúa como un eco en el tiempo transcurrido.  Cada objeto, desde el más pequeño al más grande, al igual que nuestros planetas, genera lo mismo.  Sabemos que nuestra mente, así como la fuerza del Niama (fuerza vital), puede cambiar este fenómeno y desviarlo. El efecto de masa generado por los pensamientos y los conflictos políticos que surgieron durante la ausencia de los soberanos repercutieron gravemente sobre estos últimos causando un problema de anclaje durante su viaje.  Un obstáculo dramático que les impidió sincronizarse con nuestra realidad y nuestro tiempo.  Nunca podrían volver debido a este hecho que nadie tuvo en cuenta.  He encontrado el registro geológico de este evento sobre Hul.  Los análisis de los sedimentos rocosos en ese período en particular son muy claros y muestran una cantidad anormal de luz solar durante casi 2.500 Muanna (años) de Hul, independientemente del ciclo solar común que es aproximadamente el 13 Muanna de Hul.  2500 Muanna corresponden exactamente al tiempo entre la salida de la pareja real y el regreso solitario de la reina, seguido por el levantamiento de las Agarin de las Sombras.  Sobre la base de este principio de resonancia, he comprobado los períodos solares registrados ya que lo hemos estado haciendo por casi 230.650 Muanna de Hul. He seguido nuestra historia a través de la resonancia de los planetas de la Casa-Madre así como de los ciclos solares.  Todo confirma que existe una interacción entre nuestros pensamientos y algunos ciclos solares, al igual que para la resonancia general de todo nuestro Sistema Solar.
- ¿Quieres decir que sacrificamos a nuestros soberanos por el desconocimiento de este mecanismo? - Le preguntó una de las Matriarcas.
- El dispositivo Zida sin duda se encontró con grandes dificultades para recuperar su punto de anclaje original en Dubkù. El viaje neuronal es falto de fiabilidad en este caso en particular, sobre todo si los elementos externos son perturbados.  Desde el principio, la máquina Zida nunca debió haber sido alojada en un recinto común, sino en un cobertizo de metal denso, lejos de cualquier influencia como el de los campos electromagnéticos.  Esta precaución era elemental, en mi opinión, pero no era suficiente.  Éa'am y Pistés están definitivamente agotados y finalmente fuera de sincronismo, razón por la cual no llegaron al mismo tiempo. Su lazo, una vez roto, suprimió su percepción mutua.  Éa'am debería haber esperado a su reina que eventualmente sería devuelta, lo cual ocurrió, luego.  ¡Qué locura fue dejarlo volver a partir!  La Reina Pistés cometió el mismo error. ¿Habrán sucumbido en los corredores del tiempo?  Sólo la Fuente sabe dónde están ahora.  La cúpula de mortero, cubierta con tierra, es hoy en día una compresa para sentirse bien y para ocultar nuestra responsabilidad colectiva.
Un escalofrío recorrió la espina dorsal de Barbélu al momento en que se dio cuenta de lo que había declarado.  Ella apartó la mirada para posarla sobre sus hermanas.  Ellas lloraron amargamente.  Totalmente abrumadas por una emoción inesperada, las lágrimas llenaron sus ojos.
- Lamento provocarles esta pena - dijo ella con dificultad.
- No lo lamentes - respondió una Matriarca secando sus ojos -  Siéntete agradecida.  Nuestro corazón es pesado, muy pesado.  Nada de esto debería haber sucedido.
- Ahora entendemos mejor las razones de esta tragedia - continuó otra hermana -  Las Agarin no eran responsables de esta situación, al menos no directamente. Sabemos que durante la ausencia de Éa'am y Pistés, los sacerdotes del Gran Oráculo se reunieron muchas veces para meditar, complotar y practicar la magia para llegar a las Agarin.  El estallido de la espiral infernal comenzó allí.  Saber que somos totalmente responsables de esta trágica historia nos conmueve profundamente.
- Eso no es todo - Dijo Barbélu.  He comparado el ciclo normal de nuestro sol que es de 13 Muanna de Hul, con el de Dapinu, el planeta más masivo en la Casa-Madre; he encontrado que la revolución de Dapinu es casi idéntica a la de nuestra estrella.  La posición y el ángulo de Dapinu juegan un papel importante al determinar el ciclo de manchas solares [[2]]. Además, las resonancias de Dapinu y de la Sombra Ga'anzir son perfectamente semejantes. Inoportunamente, nos encontramos en el mismo brazo galáctico que Sipazianna (Orión) y su Sombra Ga'anzir donde la primera cepa de los Forjadores de Vida efectuó su aborto estelar. Los caminos de luz generados por esta fisión siguieron el flujo plasmático de uno de los brazos galácticos que provenían del corazón de Anriba (nuestra Galaxia). Los nuevos vórtices atemporales, creados en Sipazianna, bajaron la corriente natural del brazo galáctico y sus nubes moleculares para atravesar el sistema estelar de Mulmus y conducir hasta el borde de la Vía Láctea.  Esto indica que el conjunto de nuestro sistema solar está conectado a esta zona sombría de Ga'anzir. Creo que nuestros ilustres antepasados del tiempo de los soberanos Éa'am y Pistés descubrieron esto y que se programó la misión Zida por esta razón.
- Lo que nos revelas hoy en día es increíble, querida.  ¡Debes conocer a nuestros soberanos en el acto!
La Matriarca hizo un gesto con la mano en dirección al fondo de la sala.  Una sacerdotisa realizó una inclinación como un asentimiento y salió corriendo precipitadamente.
- ¡En cambio, debes acostumbrarte a no pensar en nada! Esto te va a resultar muy desagradable al principio, pero te acostumbrarás - lanzó otra Matriarca.
- ¿No pensar en nada? - preguntó Barbélu sorprendida.
- Sí, nosotras lo evocamos desde que llegaste.  Estás tan acostumbrada a una vida solitaria, sin ninguna relación con tus hermanas, que este detalle se te escapó.  Nosotras, Matriarcas, captamos todo y debemos velar para ocultar nuestros pensamientos entre nosotras y con los demás.
- Ahora me explico estas palabras que a veces escucho cuando me encuentro con una de nosotras.  Pensaba que era la única con esta facultad...
- Era la nuestra, pero nosotras, siempre la hemos conocido.  Te arrebataron de tus hermanas desde tu salida de la matriz Uzumua y no conociste ninguna enseñanza.  Tu destino ha sido trazado desde tu puesta en el mundo.
- ¿Jamás has entregado tu cuerpo a un varón? - pregunto otra Matriarca.  No, aparentemente.  Sin embargo, nuestra belleza común y la iluminación que compartes con cada una de nosotras, podrían ser formidables instrumentos de seducción.
- No me gusta la ambigüedad de las relaciones y su llamarada de deseo sin control.
- Te gusta el control, ¿no es así?
- Aprecio mi libertad y tener control sobre mi vida.  Simplemente no encontré a la persona adecuada con quien compartirla.
- Hemos seguido de cerca tu trabajo y tu controvertida teoría sobre la naturaleza de la firma que se esconde detrás de la Bùranna (agujero negro) central de Anriba (nuestra galaxia). ¿De acuerdo contigo, Anriba resultaría de su Bùranna que nuestros científicos, a los que perteneces, llaman la Región de Luz Meka?  ¿Esta Región Central es el resultado de una manipulación artificial, es así?
- Sí, su firma es demasiado débil para asumir un colapso gravitacional ordinario como en las otras Vías Lácteas.  Es que allí hay casi una ausencia de emisión energética, es como si nuestro Bùranna central estuviera cerrado y privado de su alimentación natural. Descubrí firmas similares en Sipazianna (Orión), particularmente en la región de la Sombra Ga'anzir. Sabemos que hay fallas distintivas producidos por nuestros antepasados ​​para ocultarse de los Kingalam. Nuestra Región de Luz Meka funciona como una puerta que queríamos bloquear la cerradura desde el exterior para evitar cualquier transmisión de información en el centro mismo de nuestra materia.
- ¿Según tú, el Bùranna (agujero negro) Meka [[3]] sería un defecto causado por nuestros antepasados?
- Es posible, pero esa eventualidad sobrepasa grandemente nuestra concepción del Universo.  Esto implicaría que nuestros antepasados ​​habrían venido de otro Universo y que este acto incomprensible en nuestros ojos fue ocultado con el deseo de privarnos de nuestra historia...
- ¡Es absolutamente impresionante!  Sin embargo, evita hablar de todo a aquellos que te presentaremos.  Ahora que te hemos revelado que nuestra comunidad te tiene en gran estima, más allá de lo que ya disfrutas con nuestros científicos, esto te llevará a enfrentarte a la familia real.  ¿Alguna vez los conociste?
- No, nunca, sólo tengo 153 Muanna (años).
- Efectivamente, eres muy joven - lanzó una Matriarca totalmente sorprendida.
- ¿Por qué es eso importante? cuestionó Barbélu.
- Es importante tener experiencia.  Con la práctica, nuestras decisiones e iniciativas pasadas se nos presentan bajo diferentes luces.  Eres demasiado joven para partir...
- ¿Partir?  ¿Partir a dónde?
- Deja estas cuatro paredes para ir al encuentro de tu verdadero destino.
El corazón de Barbélu se aceleró.  ¡Ningún otro destino que el fijado por la vulgar máquina de nacimiento podía ser cambiado!  ¿Cómo este destino solitario cambió hacia otro cuando el destino la había elegido para estar al servicio de sus semejantes a costa de un trabajo duro y agotador?
- Pero para esto, - continuó una Matriarca - deberás encontrar a tu contraparte, de lo contrario no será posible.
- ¿Mi contraparte? exclamó inocentemente.
- Sí, tú sabes tan bien como nosotras que todo viaje interestelar es preferible en modo neuronal para cruzar más fácilmente la barrera del tiempo y el espacio como nos has recordado de manera tan brillante.  Completamente desconcertada, Barbélu no sabía qué decir.  Un torbellino de pensamientos abrumaba su mente.  ¿Sería posible dejar su propio trabajo para viajar a las estrellas?  En ese momento, una voz detrás de ella anunció que todo estaba listo.
- Bueno, que nos esperan. Estas a la altura, tu destino será aún más brillante.
- Por otra parte, - continuó otra Matriarca, - ya que nunca has conocido a la familia real, te recomendamos que prestes mucha atención a las palabras que pronuncies, así como a la manera en que mires a nuestros gobernantes. La reina es bastante particular, la abuela aún más.  Es a ella a quien debes darle una buena impresión.
- También te recomendamos que ocultes su juventud, - dijo otra hermana.  Nuestros gobernantes te van a preguntar sin duda. Párete derecha, levanta la cabeza y no te curves hacia atrás.  ¡Tú eres una Matriarca!  Es inútil que lo ocultes por más tiempo.  Por la Fuente, ¿que son estas ropas estúpidas?  Tu cuerpo ahora tiene la forma de un adulto, tienes que renunciar a ésta ropa suelta que oculta tu belleza y te afirma esa falta de confianza, una sinceridad innecesaria.
A estas palabras, con una señal luminosa de su mano, la Matriarca dio una orden.  Un momento después, dos sacerdotisas regresaron con la ropa.  Las hermanas le ayudaron a probarse varios vestidos y se quedaron con en el vestido tradicional de Matriarcas que consiste en una funda blanca donde el perfil ventajoso moldea el cuerpo y los muslos.  A continuación, adornaron su cabello con el famoso arco iris de metal.  Barbélu se sentía totalmente apretada en este vestido que se ponía por primera vez en su vida.  Fue maquillada rápidamente.  Los párpados fueron sombreados de negro y azul oscuro que se intensificaba con la profundidad de sus ojos.  Ella no recordaba que alguien alguna vez la hubiera maquillado.  Sobre las sandalias abrocharon piedras multicolores.  Esta rápida pero cuidadosa preparación se había completado, le trajeron un espejo pesado para que pudiera apreciar su belleza.  Barbélu no se reconoció, pero fingió disfrutarlo.  Se concentró en pensar en nada.  Un nuevo día, un día de truenos se presentaba ante ella. Esa tarde marcaría una bifurcación brutal de un destino que parecía trazado de antemano.

*
*        *

La erudita y las cuatro Matriarcas salieron de la habitación para circular por un pasillo oscuro.  En circunstancias normales, habría continuado su conversación en el camino, pero esta situación inusual la había inhibido completamente.  Se sentía como una princesa lanzada como alimento para el placer de la nobleza.  ¡Un verdadero torbellino causaba estragos en su cabeza hasta que una de las Matriarcas le dijo de manera cortante: "Para la Fuente, sin pensar en nada, puedo captar todo!" A su vez, las grandes Nin (sacerdotisas) le reprocharon con dureza sus debilidades y fallas al tiempo que le prodigaban consejos. Barbélu se dio cuenta de que tendría que "hacer hincapié en las resonancias entre el planeta Dapinu y la Sombra Ga'anzir", pero ella ya no las estaba escuchando. Se centró en cambio en el túnel y se dio cuenta entonces que conectaba el palacio al sótano del Alto Templo.
El grupo pasó la pesada cortina que separaba el corredor del gran salón y se dirigió a la sala de banquetes donde las alcanzó una intoxicante música y voces.  Sobre uno de los costados abovedados, se levantaban varias voces de las cocinas.  Las sacerdotisas estaban ocupadas clasificando las cestas llenas de verduras, frutos secos y pescado.  La intensa actividad que reinaba era de un ambiente agradable bañado en delicados aromas de los platos que se estaban preparando.  Se cultivaban frutas y vegetales en invernaderos locales y el pescado provenía de los ríos de Hul.  Algunos alimentos a veces venían de lejos, fuera de la Casa-Madre.  En el intercambio de conocimientos transmitidos por los Forjadores de Vida, algunos mundos distantes les ofrecían tributos en forma de alimentos cuyas grandes cargas eran traídas a través de los túneles atemporales.  Antes de la recepción de bienes perecederos de lugares distantes, cada carga pasaba a través de una etapa de crio preservación, un proceso iniciado a temperaturas muy bajas. A la llegada, los alimentos se clasificaban y se dividían entre los almacenes de Hul y Kastu.  Algunos platos exóticos terminaban aquí en las cocinas reales.
Un redoble de tambores resonaba por todo el palacio mientras que los trinos agudos de los sistros dominaban los sordos ritmos de percusión.  La habitación donde se desplegaba la fiesta estaba impregnada de un calor pegajoso.  Al entrar en este lugar, Barbélu se concentró para liberarse de todo pensamiento.  Le llamó la atención la gran cantidad de objetos y estaba aturdida por la conmoción suscitada por este festejo que sin duda era ordinario para los habituales.  A la llegada del grupo, el alboroto se extinguió rápidamente.  Un extraño silencio se instaló en la habitación llena de vapor por los platos aun calientes.  Todas las miradas convergieron en el pequeño grupo que avanzaba con respeto hacia la pareja real. El conjunto de reglas de funcionamiento de la casa real fue objeto de un protocolo específico en el que cada uno tiene su lugar.  Cada huésped ocupó un lugar correspondiente a su posición jerárquica.  Detrás de la enorme mesa, enormes candelabros de bronce rodeaban una impresionante estatua iluminada desde abajo, donde se podía leer claramente el nombre de Pistés gravado en piedra. Intrigada, la atención de la académica del Palacio de Jade fue atraída por una litera y una persona que parecía expulsar aire fresco con una enorme variedad de plumas exóticas sacudidas regularmente por un sacerdote corpulento.
Barbélu se cruzó con la mirada fría de la soberana que le heló la espalda.  Era parecida a ella, al igual que todas las Matriarcas Oscuras.  En ese momento, se le alcanzó a la reina una taza brillante llena de agua perfumada para lavarse las manos.  Todo su lenguaje corporal desprendía la autoridad propia de una Reina.  Llevaba un vestido negro ajustado, atado debajo de los senos. El polvo de Kùsig (oro) brillaba sobre su cara y sus hombros. Una diadema del mismo metal rodeaba la frente, retenida por una red de hilo de oro que cubría su peluca oscura. Todavía aturdida por tanta belleza y riqueza, Barbélu estaba luchando para reenfocarse.
La soberana Nuhad se levantó de la mesa para establecerse en un trono de metal brillante.  Tres niños pequeños, dos mujeres y un varoncito, de repente empezaron a correr en la habitación para unirse a su madre.  Eran los hijos de la pareja real, los niños nacidos de forma natural, sin ninguna ayuda artificial.  Rara vez tuvimos la oportunidad de conocer a estos niños.  Ellos rara vez salían de su casa antes de la edad adulta. El muchacho parecía moverse con dificultad.  Obviamente, padecía un problema genético, un defecto físico, tal vez incluso psíquico porque él no hablaba.  La soberana les pidió que se calmaran y que descansen al pie del trono.  Con un movimiento de cabeza, invitó a las matriarcas a que expongan los hechos.
Una de las matriarcas introdujo a Barbélu recordando la misión que recibió varios Iti (meses) atrás.  La reina Nuhad accedió a escuchar los resultados de la investigadora del Palacio de Jade.  Barbélu tragó saliva y respiró varias veces.   Superada su emoción, se apoyó firmemente sobre la punta de sus pies.  El tono melodioso de su voz y la autenticidad que exudó aportaron un peso innegable de sus palabras.  Ella expuso con convicción el contenido de sus inquietantes conclusiones repitiendo palabra por palabra lo que acababa de revelar poco antes a las Matriarcas.
Después de su discurso apasionado, Barbélu se sentía vacía de todas sus fuerzas.  La emoción que progresivamente fue tomando posesión de ella le hizo perder el control de sus pensamientos que se desbordaban sin control. La soberana Nuhad lo captó inmediatamente y la sentencia cayó como una bomba: "Estas palabras me parecen prematuras y sin fundamentos reales". La asistencia que mantenía su aliento dejó escapar un suspiro de alivio: ¡su mundo no se hundía en el caos! Esta larga demostración les pareció finalmente una hipótesis difusa, una vez más, para explicar la presencia de la sombra Ga'anzir y la desaparición de los antiguos gobernantes de la Casa-Madre. Un aplauso frenético saludó la decisión de la soberana, hundiendo a Barbélu en el desorden.  ¿Podría recuperarse de esta terrible humillación? Esta inusual y ruidosa agitación despertó al rey.  Adormilado desde el comienzo del discurso, se preguntó acerca de las razones de la conmoción.  Cuando las Matriarcas fueron a intervenir una voz sonó desde el fondo de la sala: "¡Alto!  ¡Detengan inmediatamente esta vergüenza! Esta presentación es ejemplar.  Déjame ver el archivero.  Quiero verla en el campo..."  Dos sacerdotes del Gran Oráculo se acercaron a una anciana sacerdotisa en una litera de madera: "Déjame examinarlo, déjame verlo, ¡es una orden!"  Ella respondió con una voz temblorosa.  Una de las Matriarcas le dijo mentalmente a Barbélu "Es Mamta, la reina madre, de pie y en guardia. Ella es la más antigua de nosotras".  Los gestos de la soberana Nuhad traicionaron una tensión interna apenas contenida.  Ella sacudió la cabeza y dijo con sequedad:
- Madre, te lo suplico, no arruinar esta noche.  No montes un espectáculo.
- Deja a tu madre hablar, la situación es grave.  Deja que tu madre juzgue con la excelencia de su propia decisión.
El escudo real se detuvo cerca de Barbélu espantado.  Un velo oscuro ocultaba la cabeza de la Reina-Madre y le cubría las piernas. Los sacerdotes levantaron el velo.   Barbélu no pudo evitar sorprenderse: descarnado por el paso de incontables ciclos, el cuerpo tendido en la litera no era más que un estigma. Barbélu se preguntó cómo esta persona casi momificada por el tiempo todavía podía moverse y hablar. La Reina-Madre la miró fijamente como para sondear cada pedacito de su alma. Después de un momento que parecía no tener fin, la inspeccionó lentamente desde la cabeza a los pies. Congelado en un respetuoso silencio, el público contuvo la respiración a la espera de una sentencia que todo el mundo sabía indiscutible.
- No te alarmes hija mía, - dijo Mamta - hace mucho tiempo que no entro en la cama de piedra para cambiar mi envoltura mortal.  Este cuerpo ya era mío mucho antes de la época de Suhia.  Hice un juramento una vez y me he retrasado. La Fuente me debe recompensar, ¡ella me necesita!  Dame tu mano, no tengas miedo.  Debo considerar tu sutil reflexión.
A pesar de la longevidad natural de los Musidim, cada Forjador de Vida un día tendría que regenerar su cuerpo o cambiarlo en el sarcófago sagrado de granito.  La Reina-Madre fue vista como una singularidad única entre los Musidim: ¡una anomalía intolerable!  Fascinada por este personaje inusual, Barbélu olvidó la multitud que la rodeaba.  Como un sonámbulo, le tendió una mano temblorosa.  Su piel se estremeció cuando la Reina-Madre la tocó con sus dedos helados. Ella la examinó cuidadosamente con sus pequeños ojos de un azul casi transparente.
- ¡Déjame ver tus pies ahora!  ¡Muéstrame tus pies!, se impaciento ella.  ¿Cuál es tu nombre de todos modos?
Los dos portadores bajaron la litera mientras Barbélu declinó su identidad con cuidado, levantando un pie para la mirada real.  Apenas podía ocultar su irritación, la soberana Nuhad se agitó.  Ella terminó por expresarla con un suspiro.
- ¿Y bien?  Ella exclamó exasperada.  Sus manos y pies son iguales que las mías.  Somos todas iguales.  Madre, ¡tú te ridiculizas!
- Oh, no, hija mía.  Oh, no... Y ahora tus ojos, mi niña, muéstrame tus bonitos ojos más de cerca.
- ¡Estás ciega, madre!  No verás nada. - Dijo Nuhad que ya no se podía contener.
- No la escuches, mi niña - dijo la Reina-Madre dirigiéndose a Barbélu.
La Gran Matriarca Mamta poso sus ojos bizcos sobre la figura de la académica del Palacio de Jade mientras sostenía su mano indefensa.  Una llama se encendió en sus ojos gastados.  Ella la inspeccionó, la sondeó ampliamente, más allá de las apariencias.  El tiempo suspendido su curso.  Abundantes lágrimas de repente salieron de sus viejos párpados y fluyeron en los surcos de sus mejillas.  Hundida en la incomprensión más absoluta, la sala murmuró.  Nadie había visto en su vida una emoción tan intensa de la vieja Reina.  Con un nudo en la garganta, Barbélu sintió una sensación inquietante cuando oyó en su cabeza: "Por la Fuente, finalmente fui recompensada.  Por fin estás aquí".  Su hija, la reina Nuhad, a quien nada se le escapaba, inmediatamente tomó la medida del evento y comenzó a gritar en la sala:
- Por la Fuente, ¡que así sea!  Vamos a enviar una nueva expedición para examinar la Sombra Ga'anzir y TÚ, pequeña entrometida del Palacio de Jade, ¡irás en ella!
Golpeada fuertemente por la intensidad del momento, la audiencia, profundamente conmocionada por este comportamiento, expresó en voz alta su descontento. Voces se levantaron para insultar a la soberana.  La Reina-Madre se levantó dolorosamente de su cama para tomar la palabra.  A pesar de sus gestos lentos y vacilantes, se negó a la ayuda que se le ofreció.  Ella imponía respeto.  Rápidamente volvió la calma.  Mamta luego habló:
- ¡No!  Barbélu no va a partir, ella no debe salir de nuestro mundo de ninguna manera.  Si la dejamos partir, ¡todos moriremos!
Un pánico frío se apoderó de la audiencia, la gente comenzó a levantarse de la mesa en un gran desorden.  Era como si el palacio estuviera temblando por todas partes.  Entregada a la angustia y a la animosidad de la multitud ofendida que no parecía calmarse, Barbélu se sentía más sola que nunca.
- Mi madre posee una imaginación desbordante - sollozaba Nuhad levantando los brazos.  No la escuchen, ha perdido la razón.
- Yo pensaba que la educación que te prodigué te daría un discernimiento digno de las más grandes soberanas de Mulmus - dijo Mamta.
Algunos invitados tiraron sus sillas y empujaron algunas mesas acentuando la ansiedad de Barbélu que media plenamente el alcance de sus revelaciones.  La reina Nuhad se sintió traicionada.  Sus ojos echaban chispas.  Ella aprovechó este momento de desorden para observar, una por una, a las Matriarcas Oscuras al servicio de la corona Mulmus. Ninguna se inmutó.  La soberana se dirigió a ellas elevando el tono para ser escuchada:
- Esto es lo que querían, ¿verdad?
- Sí, eso es correcto - dijo una de las sacerdotisas que tenía que ser la Matriarca Superior.  Nos gustaría reanudar la investigación sobre la energía de doble flujo que nos conecta con la Sombra Ga'anzir y con el centro galáctico. Este descubrimiento viene de esta joven experta.  Si esta hipótesis es correcta, existe una falla y debe ser objeto de nuestra atención.  No estamos en contra de esta misión como su alteza acaba de patrocinar bajo el impulso de la ira, sin embargo, nos opondremos a enviar Barbélu si la Reina-Madre no lo quiere.  Su juicio es inquebrantable a pesar de su avanzada edad.
El murmullo de un millar de Matriarcas corrió como un torrente en la mente de la investigadora.  La misma frase que el eco infinito mantenía rebotando en los estratos de su conciencia: "Ella vino a reclamar su herencia... Ella vino a reclamar su herencia... ella vino a reclamar su herencia..." Fue entonces que Nuhad captó la medida de esta onda de choque y redobló su ira:
- ¡Mi decisión es final!  La joven estudiante del Palacio de Jade partirá a la cabeza de este proyecto, es una orden.  ¡Es la voluntad del palacio de Jaspe!
- Me opongo a esta orden - dijo la Reina-Madre.  Ordeno que la joven Barbélu sea encarcelada inmediatamente por alta traición.  ¡Los guardias la llevaran hacia su celda!
Tal fue la decisión real, ya que la voz de Mamta, la Reina-Madre, era muy superior a la de su propia hija.  Antes de que pudiera reaccionar, dos sacerdotes agarraron a Barbélu, le ataron las muñecas y tiraron de ella hacia el fondo de la sala.  La joven investigadora dirigió una mirada desesperada hacia las Matriarcas con la esperanza de encontrar algún apoyo.  ¡Nada!  Un helado silencio llenó el lugar.  Flanqueada por sus dos guardias, petrificada por el miedo y la angustia, salió de la habitación para encontrarse inmersa en el silencio y la oscuridad de un pasillo sin fin, donde sólo el sonido de sus pasos le regresan el eco".




[1] [80]. IN5-KU-BARA2, en sumerio, literalmente:. "la fundación soberana de la reina".  Este es el tanque de incubación de la realeza.  Este término tal vez dio origen a la palabra latina Incubar.

[2] [81]. Me llevó algún tiempo entender el significado de este amasijo técnico.  El efecto parece idéntico a nuestro sistema solar, donde Júpiter tiene prácticamente la misma revolución anual que el ciclo de manchas solares.  El ciclo de Júpiter es 11,86 años terrestres contra un promedio de 11,2 años para el ciclo de actividad solar.
[3] [82]. Recordatorio: el centro de nuestra galaxia y su agujero negro. 

7 comentarios:

  1. No entiendo cuando en el escrito se pone:

    "- Me opongo a esta orden - dijo la Reina-Madre. Ordeno que la joven Barbélu sea encarcelada inmediatamente por alta traición. ¡Los guardias la llevaran hacia su celda!"

    Es acaso una estrategia de la Reina-Madre ???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, una estrategia para preservar su vida porque sabía que Nuhad quería deshacerse de ella. estando encarcelada podía postergar el destino de ser enviada en un viaje sin retorno. más tarde, cuando Mamta muere, Barbelu es liberada

      Eliminar
  2. 😱Esto se pone cada vez mejor y más desesperante...🙏🏽

    ResponderEliminar
  3. Entonces Barbelu, podría ser una encarnación de Pistes?

    ResponderEliminar
  4. Además, es muy curioso el hecho de que todavía en este relato de los musidin, aún no se habla de los absus planetarios. Ansioso de saber el desenlace🙃

    ResponderEliminar